La educación en los próximos años será el pilar del G7

La reciente reforma fiscal global, firmada por los ministros de finanzas de los países que conforman el G7 marca un hito en la política monetarias de todo el mundo.

FOTO: @Twitter @vonderleyen
Síguenos en nuestro canal de noticias de WhatsApp

La reciente reforma fiscal global, firmada por los ministros de finanzas de los países que conforman el G7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido), marca un hito en la política monetarias de todo el mundo.

Este acuerdo se considera histórico porque está destinado a gravar los beneficios de las multinacionales con una cantidad mínima, pero que será la misma para todos: al menos el 15 %. Vea más noticias Internacionales.

El punto radica en que frena la carrera en algunos países por ofrecer mayores descuentos a impuestos de sociedades, lo que genera que muchas compañías muevan sus sedes hacia los denominados paraísos fiscales, que son territorios con muy baja tributación en donde algunos no llegan a pagar nada.

De esta forma, los siete países impulsan un plan para luchar contra la evasión fiscal y hacer que las empresas paguen en los países donde hacen negocios, independientemente de dónde coloquen las sedes de sus subsidiarias.

Recomendado: G7 pone fin a la financiación internacional a proyectos de carbón

Sin embargo, para que este acuerdo se haga realidad, le falta camino por recorrer en el G20 y posteriormente en la Ocde, la cual estima que la propuesta podría generar entre US$50.000 millones y US$80.000 millones en impuestos fiscales adicionales al año que las empresas terminarían pagando a nivel mundial.

En cuanto a educación, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció que la Unión Europea prometió 700 millones de euros para la Asociación Mundial para la Educación (GPE) para ayudar a transformar los sistemas educativos de más de mil millones de niñas y niños en más de 90 países y territorios.

Jutta Urpilainen, comisionada de Asociaciones Internacionales afirmo que, “La educación tiene el poder de transformar vidas y sociedades; es la base de la igualdad y la clave para un futuro mejor para nuestra juventud. Los actos deben seguir a las palabras. Hoy en día, con nuestro mayor compromiso de 100 millones de euros por año para el GPE, vamos a garantizar la inversión sostenible y de largo plazo en los sistemas educativos para atender las necesidades de educación de millones de niños y jóvenes en todo el mundo durante la mayor disrupción de aprendizaje de la historia. La UE y los Estados miembros representan la mitad del apoyo mundial a la educación y, como Equipo de Europa, nuestra contribución a la GPE será un testimonio de que la educación debe estar en el centro de la recuperación, con especial atención a las niñas. «

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias