¿Cómo puede lograr Colombia hacer una buena transición energética?

El presidente de Andeg, Alejandro Castañeda, resaltó algunos de los retos que tiene Colombia para alcanzar una transición energética justa.

Colombia Genera
En Colombia Genera, evento de la ANDI, se destacaron los retos de Colombia en materia de transición energética. Foto: ANDI

El presidente de la Asociación Nacional de Empresas Generadoras (Andeg), Alejandro Castañeda, resaltó algunos de los retos que tiene Colombia para alcanzar una transición energética justa.

Síguenos en nuestro canal de noticias de WhatsApp

El presidente de Andeg aseguró que el país debe tener en cuenta cuáles son las emisiones que genera y cómo llegar a ser neutros sin sacrificar la generación de energía

“Comenzamos a hablar que no carbón, no minas, no generación hidráulica y pues terminaremos enredados”, manifestó Castañeda en su intervención en Colombia Genera organizado por la ANDI.

Para el líder gremial, otro factor que se necesita para lograr una transición energética tiene que ver con el tema laboral y de ingresos. “No puedo dejar de lado que, por ejemplo, el 90 % de las licencias de carbón en el país es de pequeña y mediana minería que usa una mano de obra intensiva”.

Para Castañeda es importante tener claro cómo va a ser el proceso para reindustrializar; es decir, cómo el país va a ser capaz de crear nueva industria en territorios minero-energéticos como en Boyacá, Cesar, La Guajira, Córdoba.

“Cómo voy a ser capaz de poder vincular nueva industria a estas regiones y absorber esa masa y/o población laboral que se va a mover de un lado a otro”, precisó Alejandro Castañeda.

Retos del sector eléctrico en la transición energética

De acuerdo con Alejandro Castañeda, en el sector eléctrico aún hay varias cosas que se pueden hacer para hacerlo más sólido.

“Se decía, uno, nosotros consumimos muy poca energía eléctrica. Somos muy bajos desde el punto de vista de consumo per cápita como país, desde el punto de vista eléctrico”, explicó el líder gremial.

Destacado: La importancia del sector de combustibles líquidos para Colombia en un contexto de transición energética

Para Castañeda, es posible subir ese consumo de energía eléctrica y tratar de identificar la economía impactando otras industrias (como el transporte público) y cambiar patrones de consumo.

“Cuando uno mitra las emisiones que el país emite, el sector agrícola representa casi el 60 %, luego vienen el sector del transporte. Y también mirando las realidades de cada sector. Lo digo porque cuando uno habla con los transportadores ellos son muy claros y cuentan que arrancaron con gasolina, luego pasaron a diésel, después gas natural y ahora electricidad”, relata.

De acuerdo con el vocero de Andeg, el punto de la discusión está en saber en dónde está el país y hacia dónde se quiere llevar. “Los transportadores se están preguntando ‘¿en dónde me quedo yo?, ¿qué voy a hacer con la flota que tengo?´”.

Además, recalcó que las emisiones del sector eléctrico son muy bajas en comparación de otras industrias: menos de un 5 % del total de las emisiones del país. Para Castañeda hay una oportunidad en tratar de crecer el consumo de energía eléctrica per cápita.

Cerrar la llave de los combustibles fósiles

Para el presidente de Andeg, es clave que Colombia se apalanque en lo que ya tiene. “Uno no puede cerrar la llave de la noche a la mañana, no puede dejar de hacer lo que ya hace porque fiscalmente depende de los ingresos que producen las actividades petroleras y mineras.

En 2022, los ingresos de la Nación ascendieron a casi $74 billones, por lo cual dejarlas de lado de manera tajante dejaría más problemas que soluciones para el país, como la falta de recursos para la inversión social.

“Si uno quiere hacer la transición, tiene que apalancarse en esto: en el recurso, en el conocimiento de las empresas. Una transición impuesta no es una transición y no termina resultando en algo próspero”, indicó Alejandro Castañeda de Andeg.

Es clave apoyarse en los conocimientos de la gente del sector para lograr una transición ordenada y justa: «Las empresas, como las de Andeg, han hecho inversiones en los últimos años cercanos a los $2 billones desde el punto de eficiencia energética”.

Es decir, han hecho mejoras en la producción de energía consumiendo el mismo combustible, lo que se deriva en mayor generación de energía eléctrica.

El líder de Andeg concluyó con que, según datos de Fedesarrollo, reemplazar el 100 % de las térmicas le puede costar a Colombia cerca de $42 billones.

Así las cosas, en el tintero quedan varias preguntas como: ¿de dónde se sacarán los recursos para finiquitar este objetivo?, ¿cómo garantizar la confiabilidad del sistema si se cierran las térmicas?

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias