El retorno de invertir de manera sostenible

Paula Durán, Directora de Sostenibilidad de Corficolombiana

Las inversiones responsables y demás acciones de compañías por aportar al medio ambiente y la sociedad se han vuelto estratégicas tanto en Colombia como el mundo.

Por ello, Paula Durán, Directora de Sostenibilidad de Corficolombiana, explica en la siguiente columna el retorno de invertir de manera responsable:

Durante muchos años el debate sobre el rol de la inversión y el sector privado ha girado en torno a dos vertientes principales. Por un lado, se ubican los puristas del libre mercado y el capitalismo según los cuales la inversión tiene el único objetivo de generar ganancias a los inversionistas. De otro lado estamos quienes creemos que la inversión debe hacerse de manera “inteligente” y esto implica generar valor no solo a los socios sino también a todos los grupos de interés de una organización. Es decir, el valor es compartido también para clientes, empleados, proveedores y la comunidad en general y los objetivos de cada uno de esos grupos difieren en términos de sus necesidades, deseos y potencial.

Está concepción va más allá de la responsabilidad social que tenemos todos pues no se centra únicamente en nuestro rol de “hacer las cosas por el bien de los demás” sino plantea una visión mucho más integral de lo que son los negocios. Según esta visión, la sostenibilidad debe ser el objetivo último de la inversión y eso implica la generación de valor económico, social y ambiental. El valor económico se refiere a la generación de ganancias para los accionistas, el valor social contempla los beneficios que genera la inversión para distintos grupos de interés y el valor ambiental se refiere a como se garantiza que la inversión no afecte el medio ambiente (o por lo menos minimice su impacto ambiental) reconociendo que sin un planeta en donde podamos invertir no hay futuro.

Lo que está demostrando la experiencia de empresas como Corficolombiana que le han apostado a la visión de sostenibilidad, es que invertir teniendo en cuenta criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo no solo es igual de rentable sino, además, puede llegar a ser mas rentable. Lo que implica que la inversión responsable no solo permite hacer las cosas mejor, sino que, además, termina siendo un buen negocio. Veamos como funciona.

Recomendado: Corficolombiana le apuesta a la sostenibilidad para recuperación económica

Por un lado, invertir de manera responsable tiene un impacto en la mitigación de los riesgos a los que están expuestas las inversiones, impacta positivamente el posicionamiento y reputación de las compañías y, sobretodo, permite asegurar una rentabilidad a largo plazo pues los negocios sostenibles están para quedarse.

Estudiosos del tema han concluido que los retornos de la inversión que tiene en cuenta criterios ASG son mayores que los de aquella motivada únicamente por asuntos económicos. George Sarageim, profesor de Harvard concluyó en un estudio basado en 20 años de datos, que las compañías que siguieron buenas practicas sostenibles generaron retornos promedio anuales superiores en un 4.8% a las que no lo hicieron. La explicación radica en que el valor para los accionistas tiene un alto componente de activos intangibles como la reputación, la marca y el comportamiento ético.   Merrill Lynch también demostró en un estudio reciente que las inversiones en portafolios ASG genera mayores retornos y menores riesgos. Lo mismo concluyó un estudio de la Universidad de Calgary y de Exeter reciente en donde empresas sostenibles mostraron menor volatilidad y mejores rendimientos que empresas no sostenibles durante la actual crisis por el COVID-19. 

Corficolombiana, por su parte, en una investigación publicada el pasado mes de junio estudió el impacto de la sostenibilidad en el costo de capital, logrando concluir que en los últimos tres años se ha visto un patrón en donde las compañías sostenibles han logrado emitir bonos a un menor costo que sus pares no sostenibles.

Por último, las nuevas expectativas de la sociedad que se ven exacerbadas por una crisis como la actual, también terminarán generando retornos. Las nuevas generaciones quieren hacer la diferencia por lo que el talento estará donde estén las empresas sostenibles comprometidas con sus grupos de interés. Los consumidores, además, verán sus decisiones cada vez más influenciadas por el aporte de las compañías al desarrollo sostenible. Al final, la gente querrá estar cerca de las organizaciones que se preocupan por el futuro de todos.  
Así entonces los grandes inversionistas del mundo tienen claro que la sostenibilidad es la nueva norma. BlackRock, la compañía de inversión con más activos bajo administración a nivel mundial, dio un paso firme este año anunciando que todas sus inversiones se harán con criterios ASG. Su CEO, Larry Fink, muy popular en el mundo de las inversiones responsables, ha afirmado que en los próximos cinco años en el mundo todas las inversiones se harán considerando criterios ASG.

La realidad confirma lo anterior. El PRI (Principles of Responsible Investment), una organización apoyada por Naciones Unidas para la promoción de los principios ASG en las decisiones y gestión de las inversiones ha visto crecer vertiginosamente su número de signatarios llegando a más de 3.100 organizaciones, con más de 23.5 billones de dólares en activos gestionados.

Lea también: ¿Qué son los Principios de Inversión Responsable y por qué cada vez más organizaciones se suman en Colombia?

Corficolombiana se adhirió como signatario del PRI recientemente reafirmando nuestro compromiso con la inversión responsable o sostenible.  La filosofía de invertir de manera responsable hace parte de nuestra historia con inversiones en cinco sectores clave para el desarrollo del país (infraestructura, energía y gas, turismo, agroindustria y sector financiero). Ahora lo que hemos hecho es consolidar esa filosofía alrededor de toda una estrategia corporativa de sostenibilidad a la que le hemos puesto metas, objetivos e indicadores. Tenemos claro que la generación de valor es para todos los grupos de interés y que solo en la medida en que generamos oportunidades de progreso y desarrollo todos nos beneficiamos.  

Seguiremos consolidando nuestra visión de ser una organización que invierte de manera sostenible pues entendemos que el progreso de Colombia depende de que la clase empresarial se comprometa con este propósito. Si a esto le sumamos los beneficios que trae invertir responsablemente para nuestros accionistas, no hay dilema. La inversión responsable llegó para quedarse.  

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias