Reforma tributaria: Fitch pide que Colombia garantice ingresos permanentes 

Imagen alusiva a Fitch Ratings.
Imagen alusiva a Fitch Ratings.

Fitch Ratings se refirió, por primera vez, al texto radicado por el Ministerio de Hacienda para la próxima reforma tributaria que deberá discutir y aprobar el Congreso de la República.  

De acuerdo con la firma calificadora, esta reforma tributaria deberá garantizar un aumento permanente de los ingresos fiscales con la idea de estabilizar y comenzar a reducir la carga de la deuda pública. 

Hay que recordar que la propuesta del Gobierno Nacional es la de garantizar ingresos por 1,4 % del PIB de cara a 2024; aunque justamente el viceministro técnico de Hacienda, Juan Pablo Zárate, aseguró que la idea de esta reforma es que genere ingresos de manera sostenida.  

Bajo ese contexto, Fitch ve que “la gran dependencia de la propuesta de las medidas del impuesto sobre la renta de las personas físicas aumenta la incertidumbre sobre el posible impacto en los ingresos, que dependerá del cumplimiento, aunque esto podría mejorarse ampliando la base impositiva y reduciendo las exenciones”. 

Y, como también lo mencionó Moody’s, el impacto real de la propuesta de reforma tributaria dependerá de qué tanto sea modificada por el Congreso de la República, solamente en ese momento Fitch hará un comentario más detallado de la iniciativa.   

Todavía así, Fitch saluda el hecho de que el Gobierno propusiera cambios a la Regla Fiscal, que ahora se busca incluya un ancla a la deuda neta. Dice Fitch Ratings que ese punto “podría respaldar la credibilidad de la política fiscal”. 

Del lado social de la reforma tributaria, Fitch resalta el hecho de que se tenga un importante plan para la transferencia de recursos a los hogares más afectados por la pandemia.  

“Los aumentos en los gastos sociales, los aumentos de impuestos por etapas y las exclusiones para los hogares de menores ingresos podrían hacer que la reforma sea más aceptable para el Congreso”, añade Fitch. 

Advierte la agencia calificadora que si la reforma fiscal no se aprueba al final de la actual sesión del Congreso, que termina periodo el 20 de junio, las perspectivas pueden debilitarse dado el acercamiento de las elecciones en 2022. 

Pero esto último no solamente será un problema para los cálculos del Gobierno Nacional, sino para resolver la perspectiva negativa de la calificación de Fitch Ratings a Colombia.  

“La imposibilidad de lograr una consolidación fiscal consistente con la estabilización y una posterior reducción de la carga de la deuda pública es una sensibilidad negativa de la calificación soberana para Colombia”, se lee en el informe de Fitch. 

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias