Dólar en Colombia: ¿Qué se espera en la segunda mitad de 2021?

Dólar. FOTO: Pixabay

El segundo semestre económico denotará una serie de fenómenos que pueden mover la tasa de cambio en Colombia, situaciones que, en principio, no dejan ver crecimiento ni caídas significativas.

Después del alza en el precio del dólar, tras la pérdida del grado de inversión de parte de S&P Global Ratings, la tasa de cambio parece haberse nivelado y regresado a márgenes precalificatorios.

-Publicidad-

El fenómeno no era un hecho aislado para algunos analistas. Basta con recordar que en su momento José Ignacio López, director de Investigaciones Económicas de Corficolombiana, ya había dicho que el incremento del precio del dólar iba a ser un efecto apenas entendible pero pasajero.

Ahora, un punto de partida que se tiene en cuenta para prever qué puede llegar a pasar con un incremento del dólar en Colombia, anclado a la pérdida de grado de inversión, tiene que ver con la salida de capitales.

Pero este último punto, de momento, no parece estar siendo un efecto determinante para la tasa de cambio toda vez que, según el mismo Banco de la República, Colombia no ha visto salida de inversionistas tras la decisión de S&P.

Y ese dato es fundamental toda vez que mantiene la confianza en la economía nacional y garantiza que la tasa de cambio se mantenga entre los $3.500 y 3.650.

En cambio, hay otros fenómenos anclados a la coyuntura del paro nacional y la ola más fuerte de infecciones y muertes por Covid-19 para tener en cuenta en la segunda parte del año en torno al precio del dólar en Colombia.

Del lado de las marchas y bloqueos, la imposibilidad de garantizar el correcto transporte de mercancías que llegan desde el exterior podría empujar a que más empresas decidan dejar de hacer envíos al país, como ya ocurrió en su momento en el Puerto de Buenaventura.

Varios analistas han coincidido en que, de seguir los bloqueos y el aumento representativo de casos de Covid-19, se puede minar la confianza inversionista, de hecho ha sido uno de los llamados del Ministerio de Hacienda.

Por cuenta de ese panorama, la Encuesta de Opinión Financiera de mayo, que elaboran Fedesarrollo y la Bolsa de Valores de Colombia (bvc), deja ver un incremento del pronóstico en la tasa de cambio a cierre de año.

Mientras la medición de abril explicaba que el dólar en Colombia cerraría 2021 en $3.590, ahora se espera que termine en $3.665, con valor máximo de $3.729.

Niveles de tasa de cambio que para el mismo Banco de la República se mantienen sobre la expectativa.

Fenómenos internacionales

Ahora, del lado del contexto externo son dos los puntos principales a tener en cuenta: las mejoras económicas de la economía de los Estados Unidos y el movimiento de los precios del petróleo.

En el primer caso, Leonardo Villar, gerente del Banco de la República, ha manifestado que la Junta Directiva del emisor sigue de cerca los efectos que pueda tener una menor tasa de desempleo y una mayor inflación en la economía de la nación norteamericana.

Justamente el Departamento de Trabajo de Estados Unidos dijo que la tasa de desempleo de mayo se redujo al 5,8 % desde el 6,1 %, resultado menor al 5,9 % esperado por el mercado.

Recomendado: Tasa de desempleo en Estados Unidos cayó al 5,8 % en mayo

Este escenario ya ha sido planteado por el mercado como un signo de alza en tasas de interés de parte de la Reserva Federal (FED), con lo que habría un efecto en el precio del dólar para economías en desarrollo.

Raghuram Rajan, profesor de la Universidad de Chicago y exgerente del Banco Central de la India, manifestó que los emergentes deben prepararse para una posible subida de tasas antes de lo esperado. Con lo que se vería una salida importante de inversionistas y el normal incremento del precio del dólar en economías como la de Colombia.

Tesis en la que concuerda Ernesto Revilla, economista jefe para América Latina de Citibank, quien ha dicho que “la FED no reducirá sus márgenes de entrega de liquidez hasta 2023, pero los mercados emergentes deben estar atentos al movimiento de los precios de los commodities por su dependencia a ellos”.

Por lo demás, Revilla ha dicho que el dólar en Colombia podría terminar este 2021 en $3.888 por cuenta de los efectos propios de la coyuntura. La tasa de cambio bajaría hasta los $3.755 en 2022.

Ahora, del lado del petróleo, Colombia se beneficia de esa suerte de reactivación comercial internacional que lleva al petróleo Brent a superar los US$71, su precio más alto de los últimos dos años.

Mayores rentas desde el petróleo representan mayores entradas de dólares en Colombia y, por consecuencia, una tasa de cambio que se pueda mantener estable.

En el horizonte, finalmente, Colombia se enfrenta a mandar un mensaje a través de una nueva reforma tributaria que mantenga en cintura a los inversionistas extranjeros en Colombia.

Además de esto, habrá que esperar lo que diga Fitch Ratings, que se prevé se pronuncie sobre su calificación para Colombia en las próximas semanas.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias
- Publicidad -