Junta Directiva del Banco de la República mantuvo tasas de interés en junio en 1,75%

Foto: Banrep José Manuel Restrepo - Min Hacienda y Leonardo Villar - gerente Banrep

En su sesión del día de hoy, la Junta Directiva del Banco de la República decidió por unanimidad mantener la tasa de política en 1,75%.

Recomendado: Estas serían las pérdidas del Banco de la República a 2022: ¿Cómo se cubrirán?

Esta decisión se tomó teniendo en cuenta las siguientes consideraciones:

En el primer trimestre de 2021 la economía alcanzó un crecimiento mayor al esperado, dinamismo que se mantuvo en abril, como lo mostró el Índice de Seguimiento Económico. No obstante, la tercera ola de contagio del Covid-19, y en mayor medida los bloqueos a las vías y los problemas de orden público se reflejarán en una menor actividad económica durante el segundo trimestre. Pese a ello, el buen desempeño hasta abril justificó una revisión del pronóstico de crecimiento del PIB para 2021 de 6% a 6,5% en el escenario central. Aún en ese escenario el nivel de actividad económica seguiría siendo inferior al de 2019. Además, las tasas de desempleo e informalidad se mantienen en niveles particularmente altos.

La inflación anual en mayo de 3,3% superó los pronósticos. La presión alcista provino del grupo de alimentos (9,52%), y en especial de los alimentos perecederos (18,16%), debido a las dificultades de abastecimiento en diversas ciudades. El incremento en la inflación básica, sin alimentos ni regulados (1,56%), se mantuvo por debajo de la meta y fue similar a lo proyectado. Parte del incremento reciente de la inflación podría tener alguna persistencia y afectar las expectativas, las cuales permanecen ancladas.

A pesar del crecimiento de la demanda externa y de la mejora de los términos de intercambio se proyecta un mayor déficit de cuenta corriente consistente con el mejor dinamismo de la demanda interna.

En los Estados Unidos, la inflación sorprendió al alza y su valor esperado se mantiene por encima de la meta de 2% que persigue la Reserva Federal. Esto ha generado expectativas sobre la posibilidad de que se adelante el inicio de la normalización de la política monetaria en ese país, lo que tornaría las condiciones financieras internacionales menos favorables y afectaría el apetito por riesgo para inversiones en las economías emergentes.

Dada la situación fiscal y de endeudamiento público, de no lograrse el ajuste fiscal requerido en las finanzas públicas se comprometería el acceso al financiamiento y aumentaría su costo, lo cual eventualmente reduciría el espacio de la política monetaria para seguir apoyando la recuperación de la actividad económica y el empleo.

Bajo estas condiciones y teniendo en cuenta el balance de riesgos, la Junta decidió por unanimidad mantener la tasa de intervención de política monetaria en 1,75%.

Las decisiones de política monetaria seguirán dependiendo de la nueva información disponible sobre la evolución de los riesgos mencionados, concluyó el Banco de la República.

Más detalles

Tras revelar que la Junta Directiva del Banco de la República de Colombia mantuvo su tasa de interés en 1,75% para junio, el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, y el gerente general del emisor, Leonardo Villar, explicaron otros puntos que llevaron a esta decisión unánime de política monetaria y otros efectos en la economía.

Respecto a ello, Villar reafirmó que cambios en las decisiones de política dependerán de la información que se vaya recibiendo y de la situación actual en diversos frentes “y sobre la cual no queremos pronunciarnos en el momento”.

Por su parte, también indicó que observan con atención el mercado laboral que se mantiene mucho más deteriorado de cuando se inició la pandemia, “por lo que claramente no se ha retornado a niveles normales y deseables de funcionamiento del mercado laboral”.

Así mismo, continúan los elementos de incertidumbre grandes y el proceso de recuperación de la economía interna, pero, sin embargo, se vislumbra un curso favorable.

En Colombia hay expectativas de inflación claramente ancladas y no hay condiciones para hacer ajustes en tasas de interés como ha ocurrido en otros países, agregó el gerente.

Por último, mencionó que están atentos a indicadores como las encuestas a analistas que realizan varias entidades y que son un buen parámetro para el emisor.

Villar explicó que ello constituye una herramienta de análisis más baja y será materia de seguimiento permanente para las decisiones que tomarán en el futuro.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias