S&P no ve cambios a calificación de Colombia en el próximo año y medio

Foto: Archivo Valora Analitik

S&P Global Ratings fue la primera, de las tres grandes calificadoras, que se pronunció sobre el grado de inversión de Colombia, llevándola a perder su grado por no garantizar una política fiscal sólida tras el retiro de la primera propuesta de reforma tributaria.

En entrevista con Valora Analitik, Manuel Orozco, líder analítico de S&P Global Ratings, se refirió a las impresiones que llegan a la agencia luego de que el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, radicara un nuevo proyecto de reforma tributaria.

En un primer análisis, para S&P, la nueva reforma tributaria, que busca $15,2 billones, es una buena señal porque reafirma el compromiso de tener una consolidación fiscal. Advirtiendo que la reforma anterior era más ambiciosa (pues buscaba recaudar cerca de $24 billones).

Lo importante para la agencia es que se presentara una reforma que desacelerará el crecimiento de la deuda y sigue extendiendo el compromiso para la sostenibilidad fiscal.

“Coincidimos con el Gobierno en que es un primer paso y que falta un segundo que se traduce en una reforma estructural que ya queda en manos del próximo Gobierno”, aseguró Orozco.

Para S&P, la iniciativa alivia presiones de déficit y está en línea con la senda fiscal de 2021-2022. Sin embargo, se llama la atención sobre el impacto en la inversión de la comunidad empresarial, pues esta reforma tributaria eleva costos empresariales que representan un esfuerzo extra.

Recomendado: Congresistas se pronuncian sobre tributaria de Colombia: ¿Hay consenso?

 

Adicionalmente, Orozco explicó que para la agencia habrá que ver los impactos de la reforma en materia de manejo de la deuda del Gobierno que, reiteró el analista, estará arriba del 60 % en los próximos años. “Consolidar el nivel de deuda todavía está en espera y por eso está pendiente la otra reforma”.

Por lo anterior es que S&P ve difícil prever una reforma estructural para que la deuda tienda al ancla propuesta en este Gobierno y por eso caerá el próximo año.

“Lo que vemos es que, sin importar quien llegue a la Presidencia, en Colombia hay la necesidad de un mayor gasto en salud, en educación. Y hay reformas estructurales pendientes como la laboral y pensional. La presión de gasto mayor hace pensar que también hay mayor necesidad de ingreso estructural si se quiere evitar que la deuda se dispare”.

Con este escenario, Orozco le confirmó a Valora Analitik que la agencia prevé que la calificación soberana de Colombia no se va a mover por un lapso entre 12 y 18 meses, contados a partir del momento en que se bajó la calificación.

“Igual que como reaccionamos a eventos importantes negativos, eventos importantes positivos también nos pueden llevar a mejorar la calificación”, concluyó Orozco.

En ese escenario positivo se tendrían en cuenta las aprobaciones de reformas estructurales, incluidas la laboral y pensional, además de un repunte sustancialmente importante de la economía colombiana.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias