Magnetrón: la empresa de Pereira que fabrica transformadores para la industria petrolera global

FOTO: Magnetrón

Desde Pereira, en la región del Eje Cafetero de Colombia, se exportan los transformadores que encienden los motores de la industria petrolera global y que permiten transportar energía a los hogares de las principales ciudades del país.

Magnetrón es una compañía con 55 años de historia que comenzó como un taller de reparación de motores en 1966 y ahora exporta el 60 % de su producción a 28 destinos en el ámbito internacional. (Ver más de Empresas).

Esa firma tiene tres líneas de negocio: el mercado de distribución, que tiene una participación del 50 % de sus ingresos con ventas a compañías eléctricas y a privados; el petrolero, mediante el que desarrolla transformadores para las máquinas que perforan los pozos en los océanos, que significa el 25 % de sus ingresos; y un mercado creciente: el de las energías renovables (25 %).

Alejandro Navarro, presidente de Magentrón, tomó las riendas de la organización en mayo de 2020, tras en deceso de su padre y fundador de la empresa, Marcial Navarro. El directivo, quien lleva 34 años trabajando en la organización, conversó con Valora Analitik sobre las perspectivas de crecimiento del negocio para este 2021.

“Lo que más nos complicó de la pandemia fueron sus consecuencias con el Paro Nacional: las exportaciones son un componente importante para nosotros y los puertos se cerraron. Casi la totalidad de las materias primas que compramos son importadas, aún estamos esperando que lleguen insumos que tendrían que haber arribado a los puertos en el tiempo del Paro”, detalló Navarro.

Crecer, a pesar del Paro Nacional

Pereira es una ciudad estratégica para las compañías que importan y exportan porque es cercana al Puerto de Buenaventura y está ubicada en el llamado “Triángulo de Oro y del Café”, que le hace cercana a los principales centros económicos de Colombia. Y es allí, en la capital de Risaralda, en donde Magnetrón tiene sus dos sedes.

No obstante, la conexión con Buenaventura no ha sido una garantía durante 2021 por las implicaciones que las protestas de mayo en Colombia generaron para ciertos sectores de la economía: las manifestaciones incrementaron en 5 % el margen de PyG (pérdidas y ganancias) de la empresa.

A esto se suman las presiones inflacionarias que se sienten en el comercio mundial, apalancadas por los costos de transporte, de las materias primas y los energéticos, que han llevado a que el flete a pagar por la llegada de un contenedor de 30 pies escale desde los US$500 hasta, incluso, los US$15.000.

“Las ventas de Magnetrón han crecido en 2021, pero los costos logísticos y la subida de las materias primas ha hecho que los costos nuestros suban sustancialmente, sin haber podido hacer los ajustes de precios en la misma proporción a nuestros clientes”, detalló el presidente, Alejandro Navarro.

FOTO: Magnetrón

Y es que los precios de insumos como el acero, el aluminio o el cobre, y los mismos incrementos que ha registrado la logística mundial, están generando incertidumbre en las empresas dependientes del comercio internacional de mercancías.

Magnetrón, sin embargo, se mantiene firme y Alejandro Navarro proyecta un escenario de crecimiento para 2021 y 2022, apalancado por los nuevos pedidos que le llevaron a ampliar la planta de empleados durante este año, que tienen una importante participación en contratos de transformadores para el sector de las energías renovables.

Los ingresos de la organización crecieron 23 % de 2019 a 2020 y para 2021 avanzarán 25 %. En tanto a 2022, proyectan que mantendrían las tendencias de crecimiento, aunque, probablemente, no se registre en números tan contundes como los de los últimos dos años.

Un exportador anclado en la tierra del café de Colombia

Fue en 1992 cuando el señor Navarro lideró la primera exportación de la empresa hacia Ecuador, “le perdimos el miedo a exportar”, cuenta su hijo Alejandro, y ahora envían sus productos a cuatro de los cinco continentes, hasta mercados que están geográficamente alejados de Colombia como Emiratos Árabes, Kuwait y Turkmenistán.

Incluso, empresarios de la región del Eje Cafetero contaron a Valora Analitik que la compañía liderada por Alejandro Navarro es una de las más destacadas en las exportaciones de la región porque ha logrado llevar sus transformadores a nuevos mercados.

La apertura al comercio internacional también se fortaleció en medio de las respuestas a las adversidades. Un ejemplo es que para 2016 los envíos a Venezuela representaban la mitad de las ventas de la organización, pero ese comportamiento empezó a mostrar quiebres en medio de las tensiones políticas entre ambos países.

“Estábamos exportando un volumen muy alto a un mercado de muchísimo riesgo, entonces comenzamos a diversificarnos y nos metimos en el mercado petrolero, diseñando transformadores para los pozos. Comenzamos en Latinoamérica, luego en Estados Unidos y desde ahí nos referenciaron a Medio Oriente: reemplazamos el mercado de Venezuela de una forma exitosa”, recuerda el presidente.

En tanto al mercado interno de Colombia, detalla que el consumo de transformadores es proporcional al Producto Interno Bruto (PIB). Por eso, donde hay mayor generación del PIB, es decir, en ciudades más grandes, la demanda es más robusta: Bogotá, Antioquia y el Valle del Cauca lideran el consumo, con clientes como EPM, Codensa y la Empresa de Energía de Pereira.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias