¿Puede un joven en Colombia aspirar a tener pensión?

Ante la pregunta de si un joven puede pensionarse, teniendo unos 20 años, una vida laboral todavía “en pañales” y sin un ingreso permanente y generoso, la respuesta es: sí.

Ahora, teniendo en cuenta el panorama laboral, la crisis económica que todavía es una realidad para Colombia y el horizonte próximo de perspectivas laborales hay sin duda grandes retos para esta población.

Lo que es cierto es que los esquemas de jubilación tienen opciones para aquellos trabajadores (jóvenes o con experiencia) que tengan dificultades para alcanzar la meta de ahorro o el mínimo de tiempo de cotización para la vejez.

El panorama es complejo toda vez que, según registros del Dane, la pandemia afectó en mayor medida los puestos de trabajo de las mujeres y los jóvenes del país.

Solo para hacerse a una idea, la tasa de desempleo juvenil en el trimestre entre abril y junio de 2021 llegó al 23 % (hay cerca de 1,6 millones de colombianos menores de 28 años desempleados) superior al 18 % nacional, informado por el Dane.

Daniel Wills, vicepresidente técnico de Asofondos (gremio que reúne a los fondos privados), le dijo a Valora Analitik cómo los fondos privados en Colombia cuentan con herramientas necesarias para darles un soporte al ahorro pensional de los jóvenes.

Recomendado: Fondos de pensiones, fiduciarias y aseguradoras reportan crecimiento de negocios a junio en Colombia

Explica Wills que los fondos privados tienen dos “taxímetros”: capital ahorrado, y a la vez semanas. En el primer caso la persona se puede pensionar sin requisito de edad, pero siempre y cuando logre un mínimo ahorro para costear la pensión de forma vitalicia.

En caso de que ese trabajador no logre ese capital necesario, pero tenga 1.150 semanas cotizadas (22 años), también podrá pensionarse. En este caso esa pensión es subsidiada a través del régimen privado (se le pedirá edad de ley). Importante saber que la alternativa de semanas, implica tres años menos que en la entidad pública.

“En adición, si los jóvenes construyen su fondo de pensiones, tendrán el más alto retorno toda vez que las inversiones que hará la empresa administradora de esos recursos (AFP) arrojan las mayores ganancias en largos periodos, propios del ahorro pensional”, dijo Wills.

Planes estatales

Del lado de la formación de políticas públicas, hay también una serie de iniciativas que se están implementando para que justamente sea la población más joven de Colombia la que pueda acceder a un ahorro pensional.

El piso de protección social es una de estas. La idea del programa es garantizar los aportes a salud y pensión de aquellos trabajadores que ganen menos de un salario mínimo en el país. Estos aportes corresponden al 15 % de los ingresos mensuales.

De este momento, 14 puntos porcentuales (93,3 % del total de los aportes) van a la cuenta de ahorro individual del trabajador al Servicio Social Complementario de Beneficios Económicos Periódicos (Beps).

El restante 6,7 % va al pago del seguro del trabajador anclado a riesgos laborales.

Justamente en el punto de los Beps, el Gobierno Nacional ha mencionado que es una de las alternativas para los jóvenes que en Colombia no alcanzan la cotización mínima por monto y semanas.

Estos Beps son aportes a una cuenta individual, a manera de ahorro voluntario, que deben ser constantes, desde los $5.000, para ciudadanos hasta con Sisbén 3. 

Recuerda Colpensiones que estos aportes anuales no pueden superar un monto máximo fijado que, para el caso de 2021, son $1,26 millones. En esta modalidad, hay que recordar, el Gobierno entrega un 20 % como subsidio al monto ahorrado por el trabajador.

Retos en el corto y mediano plazo

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha advertido que sin duda estas iniciativas ayudan a menguar el difícil momento para la vida laboral de los jóvenes y su posterior pensión, sin embargo, el problema es cada vez más complejo.

Esto porque el 70 % de los trabajos que se crearon durante la pandemia, explica la OIT, son informales, en gran medida ocupados por jóvenes hasta los 28 años.

Lo anterior se suma a que, de acuerdo con un estudio publicado por la Universidad de Los Andes en 2019, las perspectivas de jubilación en Colombia, bajo las condiciones actuales del mercado, dejan un pronóstico preocupante.

Esto porque los jóvenes no prevén constituir la suficiente masa de población para mantener robusto el sistema de pensión solidario, al tiempo que no tienen puestos de trabajo formales con ingresos suficientes para tener un fondo individual que dé tranquilidad.

De esta manera, el informe exponía que el 80 % de los cotizantes a pensión en Colombia no se va a pensionar. “Del 20% que lo logre, la mayoría va a recibir subsidios pequeños […] las personas que se pensionan a través del régimen público, Colpensiones, van a tener unas pensiones altas que van a ser financiadas por recursos de todos los colombianos”, puntualizó el documento.

Recomendado: ¿En qué consiste el traslado exprés pensional propuesto en Colombia?

Un punto es claro: las próximas reformas laboral y pensional deberán atacar el problema de la informalidad y las deficiencias técnicas del esquema de ahorro para la vejez.

“Es importante que en los próximos años haya un estímulo a las políticas de generación de empleo para que muchos más jóvenes puedan no solo ingresar al mercado laboral, sino también tener la estabilidad necesaria para consolidar su ahorro para cuando les llegue el momento del retiro”, concluye Wills.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias