Entrevista | Declan Ryan revela visión regional de Viva para aprovechar modelo low cost

Declan Ryan no suele dar entrevistas a medios de comunicación. Maneja un perfil bajo y eso se confirma al verlo sentado en primera fila con unos jeans, camiseta y tenis blancos.

Declan es el hijo de Tony Ryan, fundador de RyanAir y fallecido en 2007, una de las aerolíneas más importantes en el segmento de bajo costo (low cost) y que tiene dominancia en el mercado aérea en Europa. Lea más de empresas aquí.

El heredero llegó a Colombia para asistir a la presentación del nuevo avión color rosa de la aerolínea Viva, en la que su padre invirtió hace varios años y que impuso aquel modelo low cost en el mercado local y regional.

“Colombia hizo un trabajo muy bueno en el manejo de la pandemia, a diferencia de otros países como Brasil”. Esas fueron sus primeras palabras al participar en una entrevista con Valora Analitik tras hacer oficial la llegada del nuevo Airbus color rosa que representa el mensaje de Viva para luchar contra el cáncer de mama a través de la Fundación Viva Air.

Destacó, hablando en inglés con visos de su acento de origen irlandés, que hoy en día Viva tiene alrededor del 50 % de participación de mercado en rutas en Colombia como la que conecta al interior con la isla de San Andrés.

Esa fue desde siempre una de las apuestas de Viva, el mercado de San Andrés fue una de las primeras rutas por las que solicitó autorización ante la Aeronáutica Civil de Colombia (Aerocivil) y desde su inicio de vuelos empezó a ganar participación en la torta que ahora comparte con otras aerolíneas.

Más que llamarlo un servicio de bajo costo, Declan lo considera un servicio de “Good value” que pueden pagar personas que antes no podían acercarse al mercado aéreo local.

Valora Analitik le consultó sobre si considera que otras aerolíneas del mercado colombiano y, en general de América Latina, migrarán hacia el modelo de low cost.

Ryan enfatizó en que el modelo se basa en trayectos cortos en los que se pueden eliminar costos que tenían otras compañías con modelos más enfocados al lujo.

Sin embargo, cree que el modelo low cost no puede ser llevado hacia absolutamente todos los pasajeros porque algunos viajan por negocios y exigen beneficios adicionales. A ellos se suman los que quieren hacer viajes de más largo aliento y que necesitan mayores comodidades las cuales no pueden ser provistas por una aerolínea de bajo costo que se enfoca en la eficiencia del negocio.

Declan Ryan reveló en la entrevista que Viva -bajo la guía de sus inversionistas Irelandia Aviation con el 70 % y Cartesian Capital Group con el 30 %– podría poner la mirada en mercados como los de Ecuador y Costa Rica que tienen una necesidad de moverse hacia tarifas más económicas.

El ejecutivo dijo que el próximo paso para Viva en su operación regional será hacer que la “próxima temporada de Navidad sea exitosa” tras recordar las fuertes restricciones de movilidad que sufrió el mundo en 2020 por la declaratoria de la pandemia de Covid-19.

El modelo de expansión de la aerolínea Viva le ha permitido tener operaciones en mercados como Colombia y Perú. Ahora está mirando hacia Argentina en donde ya pidió una autorización para viajar.

Declan considera que la nueva flota de aviones, que llegaría hasta ser de 50 unidades de Airbus en 2025, le permitiría a Viva llegar a toda América Latina con un modelo de bajo costo.

Sin embargo, advierte que llegar a mercados con el de Brasil es más difícil por la oferta que ya tienen allí empresas como GOL y Azul “que están haciendo un gran trabajo”.

En su visión, hace más sentido para Viva pensar en mercados como Ecuador o incluso Paraguay en donde la oferta de vuelos low cost es baja o inexistente.

En un plazo más corto, planea ejecutar su estrategia mirando hacia la Florida y Nueva York en Estados Unidos, así como a República Dominicana y Buenos Aires.

Recomendado: Airbus inició estrategia para tener avión impulsado por hidrógeno

Para el experto en vuelos de bajo costo, empresas como Viva están cerca de recuperar los niveles de ocupación de sillas que tenían en 2019 antes de la llegada de la pandemia.

Finalmente, Declan Ryan demostró su simpatía por la Fundación Viva Air a la que consideró que “está cerca de su corazón” porque ha hecho tareas titánicas como llevar 40 mil toneladas de comida a los afectados por el paso del huracán Iota en San Andrés, así como gestionar la campaña para la prevención del cáncer de mama y otras iniciativas que han favorecido a unas 60 mil personas en Colombia.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias