Por primera vez desde 2016, BanRep de Colombia sube tasas en 50 puntos básicos

La Junta Directiva del Banco de la República aumentó las tasas de interés en 50 puntos básicos, una previsión que se tenía en cuenta de parte de los analistas, sin embargo, la mayor expectativa estaba para que el aumento fuera de 25 puntos básicos.

Un aumento en 50 punto básicos no se tomada, según registros del emisor, desde mayo de 2016, cuando las tasas de interés pasaron de 6,50 % a 7 %.

De esta manera, las tasas de interés en Colombia llegan al 2,50 %. Hay que recordar que el alza en tasas arrancó en septiembre de 2021 luego de que el emisor mantuviera la política monetaria intacta en el 1,75 % durante el último año.

La decisión de incrementar en 50 puntos básicos las tasas de interés la tomó la Junta Directiva del emisor por mayoría en una votación de cinco a dos. Los otros dos miembros pidieron un aumento de 25 puntos básicos.

Así mismo, la Junta tuvo en cuenta que una inflación anual a fin de septiembre que se ubicó en 4,51%, “alcanzando un nivel por encima del esperado”. El incremento de la inflación se explica, según el gerente del emisor, Leonardo Villar, en gran parte por el comportamiento de los precios de los alimentos y de los regulados.

“La reciente evolución del mercado laboral ha sido positiva, con incrementos significativos en los niveles de empleo. Ello ha permitido que las tasas de desempleo nacional y urbana hayan continuado reduciéndose, aunque sus niveles siguen siendo altos respecto al promedio histórico. La recuperación de la actividad económica permite prever que la tendencia favorable del mercado laboral continuará en los próximos meses”, agregó la Junta Directiva del Banco de la República.

¿Qué viene para las tasas de interés?

Ahora, en el horizonte, Villar aseguró que la brecha productiva parece estar cerrándose antes de lo previsto. “Se cerrará, probablemente, hacia finales del 2022 y comienzos del 2023”.

Advirtió además el gerente del emisor que la tasa de política en Colombia, luego de la decisión, se mantiene como una tasa negativa en términos reales, por debajo de la inflación.

Recomendado: J.P.Morgan ve inflación al alza en Colombia hasta febrero de 2022; opina sobre tasas y Moody´s

“En ese sentido es una tasa de interés en niveles negativos que estimula la actividad productiva y no hay duda en que sigue siendo una política que apoya el proceso de recuperación”, agregó el gerente del emisor.

Con esto de base, desde la visión de Villar, es previsible que la tasa de política monetaria siga siendo expansiva durante una buena parte de 2022. “No sabemos en qué momento se llegue a una tasa neutral”, concluyó el gerente.

Cambios en pronósticos

El otro punto importante tuvo que ver con el hecho de que la actividad económica continuó recuperándose a un mayor ritmo de lo esperado. Así mismo, la Junta del emisor aseguró que el crecimiento económico refleja el fortalecimiento de la demanda interna, “cuya dinámica ha sido favorecida en gran medida por la política monetaria, fiscal y regulatoria implementada desde inicios de la pandemia”.

Bajo este escenario, Villar dio a conocer que el equipo técnico del emisor revisó al alza las proyecciones de crecimiento del PIB a 9,8 % para 2021 y a 4,7 % para 2022. Las anteriores previsiones daban cuenta de un repunte del 8,6 % para 2021 y del 3,5 % para 2022.

Otro pronóstico que aumentó el Banco de la República fue el de inflación. En ese sentido, el equipo técnico del Banco revisó al alza el pronóstico de inflación a 4,9 % para cierre de 2021 y 3,6 % para 2022. En el anterior pronóstico era de 4,5 % y 3,5 %, respectivamente.

“Es evidente que lo que ha sucedido hasta ahora es un aumento que obedece a contextos internacionales, fenómenos que afectan directamente a las familias y en otros del lado de insumos”, concluyó Villar.

Justamente sobre los fenómenos que pueden afectar una inflación en Colombia que sea más alta, el tema de los combustibles, para el Gobierno, termina siendo vital entendiendo que el país debería verse obligado a aumentos de precios.

Dijo al respecto Restrepo que desde el Gobierno se es consciente de que “debe darse un proceso gradual, progresivo, ordenado, de un aumento en los precios de los combustibles. En el mundo hay una tendencia a eliminar subsidios sobre los combustibles fósiles. En el marco de una pandemia esa decisión no se pudo dar, pero hemos dado los pasos gradualmente y seguiremos haciéndolo con sumo cuidado”.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias