Opep mantiene previsión de consumo pese a incertidumbre por ómicron

Petróleo. FOTO: Pixabay

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) confía en que su previsión de un aumento de 4,3 % en el consumo mundial de crudo en 2022 no se vea alterada por las incertidumbres que genera la expansión de la variante ómicron del coronavirus. Lea más de petróleo.

Según la Organización, tampoco se afectaría por la retirada de los planes de estímulo de la economía aplicados durante la pandemia.

“Aunque se prevé que el impacto de la variante ómicron sea leve y de corta duración, persiste la incertidumbre sobre las nuevas variantes y nuevas restricciones a la movilidad, en medio de una recuperación económica mundial, por lo demás, estable”, señaló este martes la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep).

En su análisis mensual sobre el mercado, los expertos del grupo petrolero mantienen su previsión de diciembre, por la que el mundo quemará en 2022 una media de 100,8 millones de barriles diarios de crudo, un 4,3 % más que el año pasado, según información de EFE.

La Opep considera que el impacto que pueda tener la ómicron, especialmente en la primera mitad del año, dependerá de las medidas de confinamiento y paralización de actividades que tomen los principales países consumidores.

“Aunque la nueva variante de ómicron puede tener un impacto en la primera mitad de 2022, dependiendo de cualquier otra medida de cierre y de los crecientes niveles de hospitalización que afectan a la mano de obra, las proyecciones de crecimiento económico siguen siendo sólidas”, cita el reporte.

Recomendado: Opep+ decide mantener su plan de aumento de producción

La alianza formada por la Opep y varios grandes productores más, entre ellos Rusia, ya se refirió a ese moderado impacto de la ómicron cuando el cuatro de enero decidió mantener su plan de aumento del bombeo y añadir 400.000 barriles diarios de crudo a su oferta en febrero.

De acuerdo con EFE, la Opep destaca que, pese al avance de esa nueva variante del virus, “la economía mundial parece estar bien respaldada y se ha mantenido por encima de los niveles medios de crecimiento anteriores a la pandemia de 2021 gracias a los estímulos fiscales y monetarios sin precedentes”.

Visión global de la Opep

El análisis mensual señala que los efectos en Estados Unidos, la Eurozona y China, los tres principales consumidores de petróleo, han sido hasta ahora menores y que el verdadero impacto puede producirse en el mercado laboral, debido a las bajas, si bien cortas, de quienes se infectan.

Además, el grupo se refiere a los cuellos de botella en las redes mundiales de suministro y al alza de la inflación como factores a vigilar en relación a la evolución de la economía y, por ende, del consumo de crudo. Con todo, la Opep prevé que, en el tercer trimestre del año, la demanda supere los niveles previos a la pandemia y alcance los 102,9 millones de barriles diarios, una marca inédita, según EFE.

El crecimiento del consumo será especialmente notable en India y China, que quemarán 8 % y 4,6 % más que el año pasado.

El consumo subirá un 4,5 % en Estados Unidos, impulsado por los sectores petroquímicos y del transporte, mientras que en los países más industrializados de Europa el aumento será del 4,7 %.

Recomendado: Haitham Al Ghais es nombrado nuevo secretario general de la Opep

Además, la Organización destaca que el Banco Central Europeo “parece dispuesto a continuar su considerable apoyo monetario, a pesar de los indicios de una mayor inflación”. Por su parte, en Latinoamérica, Brasil liderará el aumento de 2,8 % del consumo en la región.

En su informe se analiza el impacto en el mercado del crudo de la progresiva retirada de los estímulos económicos aplicados por los bancos centrales de varias potencias económicas y que, señala, han derivado en un aumento de la inflación.

En ese sentido, recuerda que Estados Unidos, Eurozona, Reino Unido y Japón planean, a diferente ritmo y plazos, reducir esos estímulos y elevar progresivamente las tasas de interés.

Finalmente, la Opep no espera que esas medidas obstaculicen el impulso al crecimiento económico, sino que sirvan para “recalibrar unas economías que, de otro modo, estarían recalentadas”.

(Con información de Hola News)

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias