Justo & Bueno responde por embargo de cuentas en medio de reorganización

Foto: Justo & Bueno

La cadena de retail de bajo costo, Justo & Bueno, confirmó este martes que sus cuentas bancarias fueron embargadas en medio del proceso de reorganización que avanza ante la Superintendencia de Sociedades.

Para la compañía, esta medida “es contraria a la Ley de Reorganización Empresarial, obstaculiza su operación y afecta la nacionalización de recursos de los inversionistas”. Lea más en Noticias Empresariales.

En plata blanca, Justo & Bueno asegura que los embargos impactan la liquidez y tiene repercusiones en el pago de salarios de los empleados y del arriendo de locales.

“Estos recursos son inembargables, pero actuaciones y demoras inadmisibles en el proceso de devolución han generado atrasos que no debieron ocurrir por la retención improcedente de dinero que debe ser destinado al pago de nómina y de gastos de administración”, dijo la firma.

Recomendado: Justo & Bueno: esta es la estrategia de los proveedores para rescatar a la empresa

De otro lado, señaló que en algunas tiendas se han registrado cortes de luz y agua por deudas anteriores al inicio del proceso, “lo que es contrario a las reglas del proceso de reorganización”.

De allí que Justo & Bueno les hiciera un llamado a las autoridades sobre las implicaciones que están generando los hechos referidos y les solicitó apoyo para continuar con el plan de salvamento.

Lea también: Justo y Bueno anuncia reactivación en 2022 e inicio de pagos pendientes

Eso sí, indicó que, a pesar de estos inconvenientes, la empresa registra avances en el reabastecimiento de tiendas, regreso de clientes y aumento en las ventas.

Del mismo modo, viene realizando reuniones con diferentes acreedores, con el fin de informar el estado de la recuperación operacional en el marco del proceso de reorganización.

Vale recordar que la SuperSociedades admitió a Justo & Bueno en este proceso el pasado 18 de enero.

Esto se dio luego de que se cayera un primer plan de inversión de parte de empresarios extranjeros.

Justo y Bueno, que presentó su solicitud para iniciar la reestructuración en noviembre de 2021 e inició el proceso formalmente en enero, espera terminarlo en 2023.

Hasta enero, la compañía había recibido cerca de US$38 millones de financiación que le han permitido mantener su operación.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias