Tarifas de energía en Colombia: temporada de lluvias no basta para tener electricidad barata

La inflación en Colombia sigue disparada ya que, en solo agosto alcanzó un 1,02 % y en la variación anual llegó a 10,84 %, siendo la cifra más alta en los últimos 23 años. Lea más de energía.

Estas cifras están jalonadas -entre otros rubros- por las tarifas de energía eléctrica que siguen avanzando con el paso de los meses y afectando el bolsillo de los consumidores.

Tras conocerse el balance inflacionario, el presidente de Colombia, Gustavo Petro, reaccionó con fuertes cuestionamientos al sector eléctrico, sobre todo, argumentando que en temporada de lluvias las tarifas no deberían ser tan altas.

Entre las premisas que el jefe de Estado tuvo en cuenta, esta una relación que podría llamarse simple: la matriz energética de Colombia es en un poco más del 70 % hidráulica y se alimenta de los embalses que cuando hay sequías, y éstos bajan sus niveles, las tarifas son más altas.

Pero, cuando hay temporada de lluvias, y los embalses están en buena capacidad, los costos deberían bajar ya que hay disponibilidad del líquido para generar energía.

Incluso, el presidente de la Cámara de Representantes, David Racero, anunció que Gustavo Petro está estudiando la posibilidad de hacer intervenciones en la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG) para atender lo que él llama “el desbordado aumento de tarifas de energía”, sobre todo, en la costa Atlántica.

Recomendado: Así se calculan las tarifas de energía que se cobran en los servicios públicos

Ya que, según el más reciente reporte del IPC del DANE -con corte a agosto de 2022-, las ciudades que más reportan alzas en sus tarifas -en solo agosto de 2022- son: Santa Marta, Riohacha, Barranquilla, Montería, Valledupar, Sincelejo, Cartagena, y Bucaramanga, que incluso están sobre el promedio nacional que es 3,32 %.

Ahora bien, si se mira el dato anualizado de la inflación de la electricidad, que estuvo cercana al 26 % a agosto, ocho ciudades tuvieron variaciones muy superiores al promedio nacional: Santa Marta (49,9 %), Riohacha (47,1 %), Barranquilla (44,4 %), Sincelejo (40,7 %), Valledupar (40,4 %) y Montería (40,4 %).

 

Es más complejo de lo que se piensa

De acuerdo con Enel Colombia, el valor que reciben los consumidores cada mes es producto de los consumos realizados (kWh) durante el período de lectura, la aplicación de la tarifa de energía y situaciones particulares que se han presentado.

“Hay múltiples factores por los cuales mes a mes el valor de la factura puede ser diferente. Entre los más comunes se encuentran el número de días facturados, el valor del kilovatio, los cambios en el consumo, la superación del consumo de subsistencia, el valor del cobro del servicio de aseo y la inclusión de otros servicios”, enfatizó Carlos Mario Restrepo, gerente de Mercado de Enel Colombia.

Recomendado: ¿Pueden bajar las tarifas de servicios públicos en Colombia en tiempos de crisis?

Vale mencionar que, en Colombia, las tarifas de energía son reguladas por la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG) y se determinan en función del comportamiento de los costos de las diferentes actividades de la prestación del servicio.

Dichos costos varían, principalmente, por factores como los indicadores económicos (IPC o IPP) afectados, en primera medida, por los efectos inflacionarios que enfrenta el país, los precios de bolsa relacionados con la disponibilidad de agua y de los precios de los combustibles necesarios para la generación de energía, las condiciones propias del mercado y del sistema eléctrico colombiano.

Para conocer qué pasa con las tarifas de energía en Colombia y cuáles otros mecanismos o sucesos se tienen en cuenta para subir las tarifas, Valora Analitik habló con el presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones de Colombia (Andesco), Camilo Sánchez, quien aseguró que para fijar las tarifas no solo se tiene en cuenta el nivel de los embalses o la temporada de lluvias o, en su defecto, sequía.

Para el líder gremial, los altos precios, en primer lugar, son un fenómeno mundial y no solo nacional. Resaltó que en Europa los precios se han incrementado mucho más que en cualquier otra parte del mundo tras la guerra.

En segundo lugar, Sánchez destacó la pandemia como otro factor detonante de las altas tarifas de energía. “Durante un tiempo, se mantuvo bajo el kilovatio, para evitar que se dispararan demasiado los valores”, resaltó.

En tercer lugar, y refiriéndose a la costa Atlántica, el presidente de Andesco indicó que en la transición Electricaribe – Afinia y Air-E, se fijaron unas condiciones para poder hacer inversiones clave que necesitaba la industria en la costa, que derivaron en las facturas.

“Para lograr recuperar los diez o 15 años perdidos, en los que no se hicieron inversiones, ni se construyó infraestructura. Eso nos lleva a otro tema importante: las pérdidas que anteriormente no se tenían en cuenta”, manifestó Sánchez.

El presidente de la Asociación le dijo a Valora Analitik que lo que se está haciendo en la actualidad, para evitar que las tarifas sigan subiendo, es buscar alternativas y conversando con el Gobierno Nacional para que existan recursos que amortigüen las tarifas y se evite el cobro de costos adicionales: como las pérdidas que dejó Electricaribe.

Recomendado: Inflación en Colombia: así se han afectado los servicios públicos

“Pedimos, además, revisar adicionalmente el indexador que se tiene. Sabemos que eso se puede demorar un poco más porque el IPC -que es lo que se tiene en cuenta para estos procesos- ha tenido un comportamiento que no es el mejor para este episodio de alzas”, señaló Camilo Sánchez.

Incluso el dirigente de Andesco enfatizó en que a las empresas de servicios públicos “no les interesa que sus incrementos sean superiores al incremento de la inflación, porque lo que entendemos es que, si la gente no puede pagar, se volverá un problema de cartera y puede poner en riesgo la suficiencia financiera de las empresas”.

¿Qué dice la CREG?

De acuerdo con información de la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG), el costo del kilovatio hora puede variar entre un mes a otro, principalmente, por estos factores:

  • Por la disponibilidad de agua y por el costo de los combustibles como gas natural o carbón, utilizados para la generación de energía
  • La entrada en operación de nuevas redes y de otros elementos utilizados en la prestación del servicio
  • Variación en la inflación

Además, se debe tener en cuenta que, cuando el servicio ha tenido interrupciones por encima de las permitidas, los prestadores del servicio deben compensar a los usuarios afectados.

De acuerdo con la CREG, en la factura se discrimina como un menor valor a pagar.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias