Las teorías sobre nueva OPA por Nutresa: ¿ganan o pierden Gilinski y el GEA?

Jaime y Gabriel Gilinski (Grupo Gilinski) y Grupo Nutresa. Fotomontaje: Valora Analitik.

La historia entre el Grupo Gilinski y el Grupo Empresarial Antioqueño (GEA) por el control de Nutresa se reactivó de manera rimbombante con el anuncio de una cuarta OPA por la compañía de alimentos en menos de un año.

Pero, diferente a las anteriores ofertas lanzadas por la sociedad Nugil de Gilinski, la nueva propuesta viene de la firma árabe International Holding Company (IHC), la cual busca quedarse con entre 25 % y 31,25 % de las acciones de Nutresa. Para ello, ofrece US$15 por título pagadero en efectivo y en pesos colombianos (cerca de $66.000 a la tasa de cambio vigente) o en dólares.

Este precio tan alto da entonces la razón a los argumentos esgrimidos anteriormente por el GEA en el que mencionaron numerosas veces que las ofertas lanzadas por Gilinski no se acercaban al valor fundamental de las empresas, incluida Nutresa. De hecho, la tercera oferta que lanzó por esta empresa fue declarada desierta al no tener acogida entre los accionistas y no acercarse al tope mínimo.

Recomendado: Asamblea Sura: los detalles de nuevo ‘round’ entre los Gilinski y el GEA por OPA de Nutresa

Si bien el conglomerado que controla el empresario caleño Jaime Gilinski ha obtenido alrededor de $5 billones (cerca de US$1.200 millones) en ganancias tras las OPA que ha lanzado por SuraNutresa y Argos (la cual fue declarada desierta), desde noviembre de 2021, ha desembolsado más de $10 billones para poder destrabar el enroque del GEA, un objetivo que no ha logrado en su totalidad, pues más allá de las ganancias económicas, sigue sin tener las mayorías en las juntas directivas de ambas empresas y está lejos de lograrlo a pesar de las billonarias ofertas.

Sin embargo, la llegada de IHC a la ‘novela’ entre Gilinski y el GEA podría cambiar algunos papeles y roles si se tiene en cuenta que Gilinski no controla la junta de Nutresa, a pesar de ser el accionista con mayor participación.

¿Cuánto ganaría Gilinski si vende acciones de Nutresa?

Gilinski, quien por medio de Nugil posee el 31 % de las acciones de Nutresa ganaría hasta US$988 millones si vendiese sus acciones en esta cuarta OPA, es decir, cerca de $4,4 billones, casi el 20 % de lo que el Gobierno actual de Colombia busca mediante la propuesta de reforma tributaria que cursa en el Congreso de la República.

Solo con eso, Gilinski se estaría haciendo a uno de los negocios del año no solo en Colombia, sino en la región, si se tiene en cuenta que la cuarta OPA por Nutresa es 94,6 % superior a la primera presentada por él mismo, 43,1 % más que la segunda y 23,5 % más que la tercera, la cual fue desierta.

De hecho, de completarse la operación por el máximo de la oferta, se trataría de una transacción cercana a US$1.716 millones (unos $7,7 billones).

Otra de las hipótesis si se materializara esta intención es que Gilinski sí vendería, ganaría la valorización que ha tenido en casi un año y lanzaría ofertas aún mayores por Sura o Bancolombia, lo cual ha sido su principal objetivo, tal como revelaron cuadernillos en las OPA anteriores.

Recomendado: ¿Quién es el jeque detrás de la OPA de Nutresa en Colombia?

¿Qué opinan analistas de la oferta?

Para Yovanny Conde, cofundador de Finxard, Gilinski sí podría participar parcialmente pues hay un precedente de la venta del 9 % del entonces Banco de Colombia a George Soros en 1994. Soros compró a Gilinski, pero cedió la administración de su paquete a Bancol, firma controlada por el mismo Gilinski, quien era el principal accionista del banco.

Por otra parte, “pone a pensar al GEA y a la familia Palacio, uno de los principales socios de Nutresa, pues a US$15 por acción está muy bien valorada, incluso por encima de transacciones similares, estamos hablando de un múltiplo EV/Ebitda de 19,23”, explicó Conde.

Sebastián Toro, fundador de Arena Alfa, dijo que ese precio no tiene sentido sino es un precio por control pues son múltiplos demasiado altos y está relacionado directamente con Gilinski y las sociedades creadas para ese fin. Por ello, si es un negocio interno entre ellos habría detalles por ver que aun no se conocen y definirse cuál es el objetivo, pero sería demasiado alto para no ir por el control.

“No encuentro el sentido de comprar de los árabes a Gilinski, pero podría pasar”, afirmó el fundador de Arena Alfa.

Sin embargo, Toro cree que Grupo Sura y Grupo Argos sí deberían aprovechar ese precio y vender porque la valoración “sí lo amerita y podrían utilizar esa caja en momentos de incertidumbre, para recomprar acciones o realizar nuevas inversiones en Colombia o el exterior y diversificar”.

Para Alexander Ríos, fundador de Inverxia, la oferta es bien interesante pues “el margen que ofrecen sobre el precio de mercado de ayer es altísimo, puede resultar tentativo tanto para Gilinski cómo para cualquier otro tenedor de los activos, en general del GEA, no obstante, hay preguntas que quedan en el aire”.

Entre ellas, Ríos destaca sí será que la rentabilidad de vender la posición que tiene actualmente Gilinski pagará o compensará la operación, los tiempos y los costos incurridos en el proceso de las OPA. Además, ¿cuál era el objetivo de las ofertas anteriores? ¿Corto plazo o largo plazo?

Hay que recordar que Gilinski mencionó en diferentes oportunidades que buscaba objetivos y rentabilidades de largo plazo con Nutresa, expandir su operación a otros mercados e incluso listarse en bolsas de mayor liquidez, pero de vender, estaría saliendo de sus posiciones en menos de 10 meses, lo que dejaría contrariado al mercado sobre sus verdaderas intenciones.

Si bien hay muchas preguntas abiertas hoy, “lo que es cierto es que el ‘enroque’ parece no aguantar más, pues la jugada es tripartita y le pega a la participación en las más empresas grandes del grupo, algo como un 2×1 pues la adquisición de Nutresa pondría mayor ponderación en las demás compañías”, concluyó al respecto Ríos.

Otra teoría es que Gilinski podría mantener su posición accionaria, pero algunos de los accionistas o familias cercanas al GEA que no vendieron en las tres ofertas previas sí se vean seducidos por esta, con lo que el empresario caleño sumaría a los árabes como aliados para aumentar su participación en asambleas e, inclusive, poder aspirar a un puesto más en la Junta Directiva, hasta tener la mayoría que hoy no tiene.

Además, y a pesar del atractivo de estas OPA para muchos inversores que vieron una oportunidad de lograr ganancias y destrabar el valor que se vio impactado tras la pandemia, la cuarta oferta por Nutresa profundiza en el mercado una desazón, especialmente para quienes vendieron en las primeras OPA (fondos de pensiones e inversores locales y extranjeros, entre ellos).

Esto pues en el caso de Nutresa, por ejemplo, la primera OPA se dio a un precio inferior a $30.000 por acción, mientras que en la primera semana de mayo el precio de la acción tocó los $50.000, pero la nueva OPA sobrepasa límites que jamás han sido cercanos para el título de la empresa.

Carolina Méndez, experta en mercado de capitales de la Universidad de los Andes, explica sobre esto que, si bien los fondos de pensiones decidieron vender en su mayoría por el deber fiduciario con sus ahorradores y las ganancias que de por sí ya obtenían, “lo cierto es que el mercado está demostrando que el valor de estas empresas era mucho más alto que las primeras ofertas, por lo que quizás se puede decir que se apresuraron, aunque era muy difícil saber que vendrían más ofertas. Cumplieron con su deber como inversores, pero la realidad muestra otros valores, que perdieron mayores ganancias de haberse mantenido, pero eso sí, difíciles de predecir en su momento”.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias