Gas natural, clave para mejorar calidad de vida en Colombia

La Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas) resaltó cómo el gas natural se ha convertido en un aliado para mejorar la calidad de vida de las personas en Colombia.

Según ha expresado Naturgas, en el más reciente informe sobre el gas natural en Colombia -con corte a octubre de 2022-, el acceso a un energético de calidad y bajo costo, como es el gas natural, brinda calidad de vida y libera recursos que las familias en el país podrán destinar a otras necesidades.

De acuerdo con Promigas (empresa cuya mayoría accionaria es de Corficolombiana), el gas natural es una fuente de energía de valor estratégico para más de 36 millones de ciudadanos, la industria y el sector eléctrico de Colombia. Así las cosas, este energético es clave para el desarrollo del país y la calidad de vida de sus habitantes porque logra:

  • Aportar seguridad y confiabilidad al sistema energético nacional al soportar el 21 % de la demanda de energía primaria de Colombia.

Recomendado: Reforma tributaria en Colombia: ¿afectaría al sector de gas natural?

  • Es crucial para mejorar la calidad de vida de los colombianos, ya que actualmente más de diez millones de hogares usan gas natural (alrededor del 67 % de los colombianos) para cocinar, calentarse u otras labores del hogar.
  • Representa ahorros a los usuarios de estrato uno entre $47.000 y $61.000 por mes frente al GLP (gas licuado de petróleo -gas de pipeta o cilindro-), en tanto más de 3.000 buses, 190.000 automóviles y alrededor de 1.000 camiones funcionan con este combustible
  • Su combustión en estufas ha permitido que millones de hogares reemplacen la leña como fuente de cocción, lo que evita destrucción de ecosistemas, así como la deforestación. Además, reduce el porcentaje de enfermedades respiratorias causadas por el humo de los combustibles sólidos (como la leña), lo cual, en el largo plazo, genera ahorros al sector salud.
  • Juega un papel clave en la senda de descarbonización (la generación de energía eléctrica con gas natural produce 50 % menos gases de efecto invernadero (GEI) que el carbón, y un vehículo movido por gas emite 30 % menos de gramos de CO2/Gigajulio durante la combustión en comparación con el diésel (ACPM).
  • Es materia prima para la producción de fertilizantes, cuya producción nacional contribuye a desarrollar el campo como primer eslabón de desarrollo industrial y generando menores costos para el mercado de los alimentos. Es la principal fuente de hidrógeno, el energético del futuro.

Recomendado: Regasificadora del Pacífico, ¿Indispensable para Colombia?

Teniendo en cuenta lo anterior, hay dos formas concretas para materializar este objetivo, según Naturgas:

  1. Articular y priorizar recursos estratégicos provenientes de fondos públicos y privados para garantizar el acceso justo y equitativo al servicio del gas natural en poblaciones vulnerables

El Fondo Especial Cuota de Fomento (FECF) -que se nutre con recursos provenientes del impuesto del 3 % al transporte de gas- es un mecanismo disponible para contribuir a incrementar el acceso al servicio de gas.

Este Fondo cerró en 2021 con un saldo de $110.000 millones y el aporte anual al Fondo es del orden de US$15 millones.

Es importante destacar que los recursos del impuesto del 3 % al transporte de gas pasarán al Fondo Único de Soluciones Energéticas (Fonenergía), que a su vez sustituirá el Fondo Especial de Cuota de Fomento (FECF). El Fonenergía, creado por la Ley 2099 de 2021, está en proceso de reglamentación y constitución.

Según Naturgas, para hacer efectiva la contribución del FECF, o del Fonenergía cuando entre a operar, en el acceso del servicio de gas a usuarios vulnerables, es necesario ampliar la financiación de la conexión y de la instalación interna al 100 % de su valor; ya que cálculos del gremio aseguran que la cofinanciación del FECF, hoy en día, es de hasta 70 % del valor de la conexión y de la instalación interna.

2. Incorporar en los proyectos de vivienda de interés social y vivienda de interés prioritario el valor de la conexión e instalación interna de gas natural

Son estas acciones, de acuerdo con la industria, las que permiten estimular la mejora en la calidad de vida de las personas -en especial los más vulnerables en Colombia-. El gas natural es la pieza más consistente con las necesidades de la transición energética y las demandas sociales.

Es por esto, que la Asociación ha pedido al Gobierno Nacional que en el Plan Nacional de Desarrollo se deba priorizar el desarrollo de este tipo de proyectos que tienen el gas natural como eje central, que derivarán en mejores condiciones para las personas con menos recursos.

Recomendado: Gas GLP, de los energéticos con mayor impacto social en Colombia

Energía justa, calidad de vida y gas natural

De acuerdo con la Transportadora de Gas Internacional (TGI), filial del Grupo Energía Bogotá (GEB), cuando en Colombia se habla de una energía justa, sostenible y competitiva, se refieren a una energía que permita prosperar, como ocurre con el gas natural y sus beneficios.

Para TGI, el proceso de transformación del sistema energético ya empezó, y el gas natural ha demostrado ser el aliado estratégico para permitir una transición justa con el usuario, responsable con el ambiente, con resultados prontos y tangibles en el cumplimiento de las metas de reducción de emisiones que se ha trazado la humanidad.

El auge y posicionamiento del gas natural en Colombia ha sido tan eficiente que, según cifras de la compañía, en los últimos 20 años se pasó de tener 1,9 millones de usuarios con gas natural domiciliario, a más de 10,4 millones.

«Esos son 36 millones de colombianos que hoy se benefician del gas natural, simplificando sus tareas diarias y su brindando un ambiente seguro y saludable, permitiendo así mejor calidad de vida», resaltó la compañía. 

El gas natural nacional ha blindado a Colombia

Valora Analitik habló con la compañía canadiense Canacol Energy que expuso su postura frente a la relación que existe entre el acceso al gas natural y la calidad de vida.

Según la compañía, en Colombia no se han vivido las repercusiones de la crisis energética que atraviesa el mundo, gracias a que el país cuenta con produccón de gas natural nacional que garantiza el autoabastecimiento energético de manera competitiva.

«Si Colombia tuviera que abastecer su demanda con gas importado, le costaría 500 % mas de lo que le cuesta hoy en día», expuso Canacol Energy.

Esto redundaría en costos significativamente más altos para los consumidores, muchos de los cuales tendrían que regresar al uso de sustitutos contaminantes.

Recomendado: Crisis energética en Europa: estas son las lecciones para Colombia

Por ejemplo, 20 % de la demanda de gas actual del país proviene del sector residencial, dentro del cual los estratos uno, dos y tres representan 85 % de esta demanda, quienes, ante precios significativamente más altos, tendrían que buscar alternativas como regresar a la cocina con leña y carbón, o que estos sobrecostos fueran subsidiados por el Gobierno Nacional. 

Para nadie es un secreto que las personas que se exponen a cocinar con leña, madera o carbón de leña son altamente vulnerables a muertes y enfermedades cardiorrespiratorias debido a la inhalación de material particulado fino (PM2,5), producto de la quema de estos sólidos.

La afectación por estas emisiones en la población es tan grave que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el país hay más de 5.000 muertes prematuras al año por cuenta del uso de estos materiales contaminantes. 

Cocinar con estos materiales afecta dos ámbitos muy importantes:

i) El medio ambiente: dada la deforestación y emisiones generadas

ii) Salud pública: inhalar material particulado fino emitido por la queda de estos materiales causa enfermedades cardiacas y respiratorias

Para Canacol Energy, el gas natural nacional es una fuente de energía económica, limpia, disponible y confiable.

Si Colombia no protege la competitividad del gas natural o pierde su soberanía energética en gas natural, deberá retroceder en su proceso de transición energética y regresar al uso de sustitutos más contaminantes como: leña, carbón, diésel, gasolina, entre otros.

Finalmente, vale mencionar que, en línea con actores y productores del energético en Colombia, el gas importado no es la solución para el abastecimiento ya que es un combustible significativamente más costoso que le gas nacional.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias