Fitch sobre reforma tributaria: no afecta pronósticos fiscales de Colombia en el corto plazo

Impacto de la reforma tributaria en Colombia
José Antonio Ocampo, ministro de Hacienda de Colombia, tras aprobación de reforma tributaria.

Fitch Ratings dio a conocer nuevas perspectivas conforme al comportamiento de las métricas fiscales una vez fue aprobada la reforma tributaria de Colombia. La visión de Fitch se centra tanto en el corto, como en el mediano plazo.

Advierte Fitch que reforma tributaria aprobada por el Congreso de Colombia no afecta los pronósticos fiscales a corto plazo de la agencia. Esto último sobre la base de que los ingresos adicionales se utilizarán para financiar un mayor gasto social en línea con las políticas del presidente Gustavo Petro.

Sobre este escenario, dice Fitch Ratings que los déficits se reducirán y la deuda/PIB se estabilizará en 2023-2024, pero los riesgos las previsiones siguen siendo significativos.

“La aprobación de la reforma tributaria destaca el éxito de Petro en la negociación con diferentes partidos políticos para asegurar una mayoría funcional en el fragmentado Congreso de Colombia. El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, había indicado que el nuevo gobierno apuntaría a aumentar los ingresos tributarios en cerca de un 4 % del PIB, en parte mediante la reducción de las exenciones tributarias y la lucha contra la evasión, además de la reforma tributaria aprobada”, explica el análisis de la agencia.

El punto clave está en que, con la reforma tributaria, el Gobierno evita financiar nuevos gastos con financiamiento del déficit. Dado esto último, se mantiene el pronóstico de un ajuste fiscal significativo en 2023, reduciéndose al 4,6 % del PIB desde el 7,5 % este año y el 7,1 % en 2021.

Más expectativas sobre la reforma tributaria

Destaca Fitch, que Ocampo se comprometió a respetar la Regla Fiscal de Colombia, que busca reducir la deuda neta del gobierno central al nivel ancla del 55 % del PIB, y mantener un equilibrio presupuestario primario a partir de 2023.

“Sin embargo, el impulso de Petro por grandes aumentos en el gasto podría llevar a que persistan grandes déficits en el mediano plazo si los ingresos tienen un rendimiento inferior. Las presiones de gasto surgen de las rigideces presupuestarias subyacentes y la indexación de los salarios del sector público (la inflación anual alcanzó un máximo de 23 años del 12,2 % en octubre)”, complementa Ficth.

Con esto de base, la agencia estima entonces que la relación deuda-PIB de Colombia se mantendrá estable cercana al 60 % del PIB en 2023-2024, a pesar de un crecimiento del PIB más lento.

Recomendado: Reforma tributaria en Colombia: ¿afectaría al sector de gas natural?

“Podrían ser necesarios esfuerzos adicionales para reducir significativamente la deuda pública a mediano plazo y cumplir con la regla fiscal. La alta inflación también ha hecho que el banco central aumente las tasas de política, más recientemente en 100 puntos básicos al 11 % en octubre, el nivel más alto desde julio de 2001. Esto aumentará los costos del servicio de la deuda”, puntualiza el análisis.

Finalmente, la expectativa será sobre lo que siga ocurriendo con el precio del dólar en Colombia y lo que podrían pesar en ese escenario analítico las reformas políticas que lleguen en segmentos como las pensiones el próximo año y propuestas económicas más amplias.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias