Barril subirá en 2018, recortes de Opep contrarrestarían aumento de oferta de EE. UU.

150

Analistas petroleros prevén que el precio del crudo suba en forma sostenida este año, pero permanezca en un rango ajustado debido al aumento de la producción de esquisto en Estados Unidos, por un lado, y por el límite en el bombeo de la Opep por el otro, mostró un sondeo de Reuters el miércoles.

El sondeo de 37 economistas y analistas prevé que el crudo Brent promediará 63 dólares por barril en 2018, poco más que los 62,37 dólares proyectados en la encuesta del mes anterior.

En tanto, el crudo liviano de Estados Unidos promediaría 58,88 dólares por barril en 2018, más que los 58,11 dólares por barril arrojados en el sondeo de enero.

“El nivel de cumplimiento de la Opep (con reducciones acordadas en la producción) y el ritmo de crecimiento de la producción de esquisto en Estados Unidos probablemente serán los principales factores para el precio en 2018”, comentó Ashley Petersen, de Stratas Advisors.

“Los precios probablemente serán más volátiles en 2018 que en 2017, afectados por el humor fluctuante respecto al ritmo de crecimiento (de la producción) en Estados Unidos”, agregó.

La producción de petróleo en Estados Unidos podría superar los 11 millones de barriles por día este año y ya se ubica cerca de un récord de 10 millones de bpd.

“Estados Unidos se ha robado el show, de algún modo”, dijo Cailin Birch, analista de la unidad de inteligencia de The Economist.

El bombeo en Venezuela, uno de los mayores productores de la Opep, ha caído a su nivel más bajo en más de 20 años en momentos en que el país enfrenta una crisis económica y eso contribuye a reducir la oferta de la OPEP más allá de su compromiso acordado de 1,2 millones de bpd.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo y productores que no pertenecen al cártel, liderados por Rusia, acordaron limitar la producción en alrededor de 1,8 millones de bpd en un acuerdo vigente desde enero de 2017 y hasta fin de este año.

Analistas dijeron que, sin una salida controlada del pacto, los inventarios globales podrían caer con fuerza y provocar un alza de precios potencialmente dañina.

(Reuters)