Morgan Stanley: Crecimiento de Colombia continuará siendo decepcionante

137

Fotografía: ContactoHoy

 

“El crecimiento debería continuar siendo decepcionante, probablemente creando espacio para otro corte de tasas más adelante en el año”, con esa sentencia inicia el informe especial del banco de inversión Morgan Stanley sobre Colombia.

Dijo que, después de que la última publicación del PIB mostrara un crecimiento lento en la actividad en el cuarto trimestre y el 2017 creciendo al ritmo más lento desde 2009, sigue siendo escéptico sobre un rebote de la economía debido a un arrastre estadístico menor de lo esperado, incertidumbre sobre las próximas elecciones y una combinación de políticas futuras con restricciones al gasto gubernamental.

Aunque recientemente el Banco de la Repúblico fue inflexible sobre el ciclo de relajación que se está haciendo por ahora, la firma cree que otro recorte es el escenario más probable a finales de este año, ya que la inflación debería mantenerse a la baja, mientras el crecimiento decepcionará.

También argumenta que la economía limitará el grado de la libertad del próximo Gobierno cuando se trata de cambios en la combinación de políticas.

A pesar de los altos precios del petróleo, el crecimiento económico de Colombia sigue siendo decepcionante, ratificó Morgan Stanley agregando que en el cuarto trimestre de 2017 se expandió un modesto 0,3% q-o-q, lo que sugiere una carga estadística limitada de 0,8% para este año.

Para el 2017 en su conjunto, el crecimiento del PIB se situó en el 1,8%, siendo el más débil desde 2009.

Además, señaló que esa expansión fue el resultado de revisiones al alza en los datos del PIB durante los tres primeros trimestes. De lo contrario, el crecimiento habría sido mucho más cercano, o incluso de 1.6%.

“Lo más importante es que el crecimiento continúa siendo decepcionante a pesar de que los precios del petróleo aumentaron más del 20% el año pasado. La demanda interna se mantuvo apagada hasta el final del año, con las importaciones decrecientes siendo las más grandes contribuyentes al crecimiento”, cita el documento conocido por Valora Analitik.

De hecho, el consumo privado se mantuvo lento, en consonancia con datos de mayor frecuencia que mostraron que los consumidores se mantuvieron cautelosos hasta fin de año a pesar el viento de cola de la caída de la inflación.

La inversión, mientras tanto, se redujo 0.9% y 0.2% en el tercer y cuarto trimestres, respectivamente, después de un rebote en el segundo trimestre que sugirió que el gasto de capital a la baja había terminado.

Morgan Stanley mantiene su proyección de crecimiento del PIB de 2,3% este año por tres razones principales. En primer lugar, es probable que el crecimiento sufra incertidumbre debido a las próximas elecciones. Segundo, la  carga estadística de finales de 2017 para el crecimiento resultó ser materialmente más pequeño de lo que anticipaba. En tercer lugar, mientras que, sin lugar a dudas, los precios más altos del petróleo son positivos para la inversión y las exportaciones en el país, el el telón de fondo actual para la industria petrolera es menos optimista.

Según los expertos en petróleo del banco de inversión, Colombia carece de potencial geológico, con una vida de reserva de petróleo de solo cinco años, lo que cree que podría conducir a un menor potencial de inversión del que normalmente se ha implicado por cotizaciones de petróleo más altas, dado el potencial limitado para más Capex en exploración.

Del mismo modo, las estimaciones de la asociación de productores de petróleo sugieren que los niveles de producción pueden repuntar en un moderado 2% este año después de haber caído aproximadamente 15% contra los niveles de 2015.

“La inactividad decepciona, creemos que las autoridades relajarán las condiciones monetarias más adelante en el año”, asegura la firma.

Después de reducir las tasas en 325 pb desde diciembre de 2016 de 7.75% a 4.50%, espera otro recorte de 25 pb en el tercer trimestre de 2018 ya que los datos de crecimiento deberían permanecer por debajo de la estimación de las autoridades y las expectativas del mercado.

Previamente, anticipó que este corte de tasas sucederá en el primer trimestre, pero las declaraciones recientes, así como cierta persistencia observada en los datos de inflación sugieren que los formuladores de políticas permanecerán en espera por ahora.

La decepción del crecimiento esperado por Morgan Stanley también lo llevó a cambiar su pronóstico de las tasas el próximo año. Considera que el banco central mantendrá la política monetaria expansiva por un poco más de tiempo.

“Solo una inflación más alta de lo esperado podría hacer que las autoridades mantengan las tasas sin cambios este año.

Finalmente, detalló que los ajustes salariales han disminuido en el margen y el ajuste del salario mínimo se estableció en un manejable 5.9% para este año, ayudando a contener las presiones del lado de la demanda.