Fitch no espera cambios en política económica tras elecciones al Congreso

115

El continuo dominio de los partidos de centro y centroderecha en las recientes elecciones al Congreso en Colombia debería reforzar el marco de política macroeconómica y fiscal del país, aseguró la calificadora de riesgo Fitch Ratings.

Es probable, dijo, que los resultados electorales contribuyan a la continuación del historial de política económica efectiva de Colombia, incluida la consolidación fiscal gradual a mediano plazo.

El resultado de las elecciones presidenciales del país en mayo también será clave para configurar la agenda política. Sin embargo, la agencia considera que es probable que la solidez de las instituciones de política macroeconómica y fiscal de Colombia y el consenso público sobre la estabilidad macroeconómica eviten cambios importantes en la política económica, independientemente de cuál sea el candidato presidencial que gane.

Los resultados de las elecciones al Congreso y las primarias presidenciales, celebradas el domingo, sugieren que los temas económicos y relacionados con la corrupción han ganado prominencia en el discurso político. La seguridad y la implementación del controversial acuerdo de paz de las Farc, que fue firmado y ratificado a fines de 2016, también siguen siendo temas destacados.

En el Congreso, los partidos de centro y centroderecha continuarán teniendo mayorías en ambas cámaras para el período 2018-2022, pero el partido del Centro Democrático ahora tendrá el bloque más grande en el Senado con el Partido de la “U” cayendo al segundo lugar.

Los partidos políticos están igualmente fragmentados en la Cámara de Representantes y tendrán que gobernar por coalición. El Partido Liberal ganó la mayoría de los escaños en la Cámara.

Los primeros resultados presidenciales muestran que Iván Duque ganó la candidatura de la coalición de centro derecha y Gustavo Petro, la de la izquierda.

Según Fitch, esto le dará a Duque y Petro impulso hacia las elecciones presidenciales, pero el resultado podría ir a un candidato no apoyado por una de las principales coaliciones como Germán Vargas Lleras o Sergio Fajardo. Las elecciones presidenciales se llevarán a cabo el 27 de mayo, con una segunda vuelta el 17 de junio si ningún candidato gana la mayoría.

Fitch cree que es poco probable que surja una fuerte divergencia con respecto al marco de política macroeconómica existente de ninguno de los principales candidatos.

La composición del nuevo Congreso dominado por el centroderecha debería ayudar a facilitar la formulación de políticas en el caso de que Duque ganara la Presidencia, mientras que actuaría como una restricción política si Petro gana, considera la calificadora en su reporte sobre Colombia.

Es probable que la economía de Colombia se recupere este año luego de ajustarse a un shock del precio del petróleo que comenzó en 2014. Fitch espera que el crecimiento económico se acelere en 2018 y 2019 a 2.8% y 3.5%, respectivamente. Si bien esto marcará una mejora, aseguró que la actividad económica se mantendrá moderada en relación con el crecimiento superior al 4% observado antes de la crisis del petróleo.

Espera además que la consolidación fiscal continúe, ya que es probable que el Gobierno cumpla con la Regla de Balance Estructural, aunque el calendario se puede desacelerar bajo una nueva administración.

La norma exige una disminución gradual del déficit estructural del gobierno central, con un límite máximo del 1% del PIB para 2022. La deuda externa ha estado aumentando en los últimos años, pero es probable que haya alcanzado su punto máximo, y esperamos que caiga en el mediano término.

Sin embargo, Fitch advierte que existen riesgos para mejorar las trayectorias fiscales y de deuda. “Las persistentes bajas tasas de crecimiento y gasto podrían obstaculizar los esfuerzos para reducir el déficit fiscal y estabilizar la carga de la deuda, especialmente después de 2018. Se necesitarán medidas de ingresos adicionales para continuar la consolidación fiscal en 2019. No reducir el déficit fiscal y estabilizar la carga de la deuda gubernamental puede tener un crédito negativo para Colombia”, concluyó el informe.