Anif proyecta segunda vuelta presidencial entre Vargas Lleras y Duque

321

Un informe de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) sobre las elecciones presidenciales en Colombia lanzó varias apuestas, entre ellas, que la segunda vuelta en junio será disputada por los candidatos Germán Vargas Lleras e Iván Duque.

En su análisis, Anif dice que en las últimas semanas se ha debilitado la hipótesis del “voto útil” frente a la que postulara semanas atrás como consecuencia del fraccionamiento en las alianzas de la centro-derecha y del repunte de Petro frente al debilitamiento de las otras alternativas “institucionales”.

Las cifras ahora se inclinan más hacia una segunda vuelta electoral en junio.

Los sondeos de opinión dan sustento a una segunda vuelta Duque vs. Petro.

En ese caso, el candidato Duque ganaría con relativa holgura (arrojando una probabilidad acumulada del 65% vs. 25%), asegura la agremiación.

Sin embargo, Anif considera que bajo la hipótesis de “las maquinarias-políticas” la segunda vuelta sería Duque vs. Vargas Lleras, donde habría un “voto-finish”.

Bajo este enfoque, Anif decidió analizar el total de votos que recibiría cada candidato según sus fuerzas partidistas y los resultados obtenidos en las elecciones al Congreso de marzo de 2018.

Partió entones desde un potencial de votantes de 36.5 millones y un pronóstico de votantes efectivos en mayo de 2018 cercano a los 17 millones.

Este último número surge de: i) suponer una abstención del 53%, levemente inferior a la histórica del 55% para elecciones presidenciales (donde ya incluimos el efecto del mayor registro de cédulas observado durante marzo-abril); ii) un crecimiento del 5%-7% en el total de votos válidos + blancos respecto de lo observado en las parlamentarias, cuando se llegó a 15.7 millones; y iii) votos en blanco de unos 500.000 (3% del total, según datos históricos).

Así, la votación en estas presidenciales serían unos 16.5 millones. ¿Cómo se distribuirían esos votos?

El candidato Duque obtendría cinco millones de votos. Dichos votos provendrían del caudal de su partido (Centro Democrático) en el Senado (2.5 millones) sumados los votos leales a su vicepresidente Ramírez y al Partido Conservador (un millón) + votos leales al exprocurador Ordóñez (500.000), más un millón de votos de otras vertientes (Opción Ciudadana, el 15% del caudal del Partido de la U y el 15% del Partido Liberal).

De esta forma, el candidato Duque retendría el 80% de la votación de la consulta interpartidista en la que participó en marzo pasado, tras el efecto de las alianzas partidistas pos-marzo de 2018.

De su parte, el candidato Vargas Lleras llegaría a 4.5 millones de votos. Estos serían el resultado de sumar: el caudal de su partido (Cambio Radical: 2.1 millones), más los votos restantes del Partido Conservador (900.000) y el apoyo reciente que le otorgó el Partido de la U (el 85% de los 1.8 millones de votos de esa colectividad).

Entre tanto, el candidato Petro llegaría a unos 3.2 millones de votos, una cifra similar a la votación total que obtuvo su consulta partidista de marzo pasado (siendo esa su posible cifra-techo).

Esta votación sería el resultado de una nueva vertiente del voto de opinión más el apoyo de algunos disidentes del Polo y del Partido Verde (el 20% de los dos millones de votos verdes + el Polo).

Para el caso del candidato Sergio Fajardo, obtendría 2.3 millones de votos.

Esto como resultado de capitalizar a su favor el 80% de los votos de la llamada Coalición Colombia (1.6 millones de votos), pues el restante 20% se lo llevaría Petro.

También recibiría votos de una porción “flotante” del voto de opinión y cerca del 15% de votos del caudal que había obtenido el Partido Liberal en las parlamentarias.

Finalmente, el candidato De La Calle solo alcanzaría un millón de votos, concentrando cerca del 55% del caudal electoral de su partido, y los otros candidatos (Morales, Trujillo) sumarían, entre los dos, medio millón de votos.

Así, este enfoque de “contabilidad de votos” llevaría a una segunda vuelta en la que participarían los dos candidatos de centro-derecha (Duque vs. Vargas Lleras) aprovechando sus maquinarias políticas.

Bajo este escenario, Anif estima que la segunda vuelta sería un voto-finish, cada cual tratando de obtener una mayor porción centrista y donde la extrema-izquierda seguramente no participaría.

Probabilidades

En las intenciones de voto y el árbol probabilístico electoral de Anif señala que con base en los resultados de los sondeos sobre intención de voto, todas las encuestas recientes indican que lo más probable sería tener una segunda vuelta Duque vs. Petro.

Por ejemplo, el promedio simple de todas las encuestas de abril de 2018 indica que Duque tendría el 38% del total de votos (cayendo del 45% que obtenía en marzo de 2018), mientras que Petro alcanzaría el 28% de ese total (subiendo 4-5 puntos frente a marzo).

Les seguirían el candidato Fajardo con el 12% del total y en números de un solo dígito, Vargas Lleras (8%) y De La Calle (3%), ver gráfico 2.

Dados estos resultados, es posible armar un árbol de probabilidades electorales, con la metodología habitual de Anif.

Así, tomando un promedio simple de los datos de las cinco encuestas electorales del mes de abril 2018 (Cifras & Conceptos, Invamer, CNC, YanHaas y Guarumo) se encuentra que las mayores probabilidades electorales de pasar a segunda vuelta vendrían dadas por: i) Duque vs. Petro; y ii) Duque vs. Vargas Lleras (esta última reforzada por el enfoque de contabilidad de votos ya comentado en la sección anterior).

Allí se observa que la llave Duque vs. Petro tiene una probabilidad de ocurrencia del 59%, mientras que la de Duque vs. Vargas Lleras alcanza una probabilidad ocurrencia del 41%.

Esto ocurre por la mayor intención de voto para Petro en las encuestas respecto a Vargas Lleras.

Además, en ambas llaves, el candidato Duque ganaría en segunda vuelta: 58% vs. 42% al enfrentarse a Petro; y 70% vs. 30% al enfrentarse a Vargas Lleras (normalizando las intenciones de voto al 100%).

Así, las probabilidades acumuladas nos llevarían a que Iván Duque tendría un 65% de probabilidad de ganar la elección presidencial.

En cambio, el candidato Petro tendría solo un 25% de probabilidad y el candidato Vargas Lleras solo un 12%.

De esta forma, un escenario que solo tome en cuenta las intenciones de votos que recogen las encuestas indica que el candidato Duque es el más opcionado a ser el próximo presidente de Colombia durante 2018-2022.