CAF, otro afectado por incumplimiento de pagos de Venezuela

360

Las recurrentes demoras de pago de Venezuela en los últimos 12 meses y las mayores presiones económicas y de liquidez aumentan la probabilidad de que reduzca su tratamiento preferencial hacia el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), de acuerdo con S&P Global Ratings.

Por lo anterior, revisó a negativa desde estable su perspectiva para el banco y confirma sus calificaciones de largo y corto plazo de ‘AA-‘ y ‘A-1+’, respectivamente.

La perspectiva negativa refleja su opinión de que existe una probabilidad mayor de que Venezuela presente atrasos prolongados de sus flujos de pago en los próximos 24 meses.

“La exposición de CAF a Venezuela (14 % de la cartera) exacerba el impacto de un impago potencial en sus indicadores de perfil del negocio y de capital”, precisó.

Al mismo tiempo, S&P Global Ratings confirmó su calificación de deuda senior no garantizada en escala global de ‘AA-’ y en escala nacional –CaVal– desde ‘mxAAA’ y su calificación de papel comercial de corto plazo en escala global de ‘A-1+’.

Fundamento

En los últimos 12 meses, CAF ha experimentado demoras recurrentes en los pagos de Venezuela.

A diciembre de 2017, las demoras acumuladas alcanzaron 136 millones de dólares. Si bien estas fueron liquidadas en enero de 2018, demoras en el pago adicionales superiores a 90 días comenzaron a acumularse en el segundo semestre de 2018.

“Aunque Venezuela actualmente está al corriente con dichos pagos, esperamos demoras de pago persistentes y a largo plazo, debido a que las condiciones económicas del país siguen empeorando, compuestas por sanciones y una decreciente producción de petróleo”, señaló.

El soberano ha entrado en estado de no acumulación (atrasos superiores a 180 días) con otras entidades multilaterales pares.

En general, Venezuela ha demostrado su voluntad de pagar a CAF, apoyado por su próxima relación de trabajo con la institución, mientras ha incumplido con sus obligaciones comerciales, “pero prevemos que la capacidad para darles tratamiento preferencial estará cada vez más limitada”, agregó. 

A diferencia de otros organismos multilaterales de crédito con exposición a Venezuela, la nominal de CAF permanecerá relativamente constante en 2018, por la línea de liquidez por 400 millones de dólares aprobada al banco central de Venezuela en diciembre de 2017.

“Consideramos que la capacidad de Venezuela para reducir su exposición general de 3.300 millones de dólares a CAF es limitada, dados los desembolsos esperados de préstamos aprobados al gobierno central y los desembolsos bajo la línea de liquidez con el Banco Central. Estos riesgos podrían generar que el índice de capital ajustado por riesgo (RAC, por su sigla en inglés) después de ajustes se ubique por debajo de 15 % desde 16 % a diciembre de 2017, que es el umbral para una evaluación de capitalización más baja, además de que afectarían su estatus como acreedor preferente”, finalizó.