Ecopetrol culpa, en parte, a contratista por derrame de crudo en Lisama

84

Ecopetrol entregó a las autoridades el reporte técnico sobre los factores críticos que se presentaron y ocasionaron el afloramiento de crudo en un predio ubicado a 230 metros del pozo Lisama 158, que se registró el 2 de marzo pasado en el corregimiento de La Fortuna, municipio de San Vicente de Chucurí, departamento de Santander.

Después de analizar los antecedentes del Campo Lisama y la cronología del incidente, el informe de la estatal petrolera concluye que se presentaron cuatro factores críticos. Si alguno de ellos no se hubiera presentado, no hubiera ocurrido el evento, “lo que permite calificarlo como atípico, imprevisible, de múltiples causas, extraordinario y con probabilidades casi inexistentes de repetirse en el futuro”, dijo en un comunicado.

El reporte establece los siguientes cuatro factores críticos que confluyeron de forma concomitante para ocasionar el evento:

1. Un yacimiento de condiciones naturales de sobre-presión (4.850 PSI). En noviembre de 2017, al ser intervenido el pozo (que se encontraba suspendido para definir su eventual reactivación o abandono definitivo), se produjo la caída de una sección de tubería de trabajo al fondo del mismo, que originó la ruptura del “blanking plug”, un tapón o barrera que impide que los fluidos del yacimiento lleguen a la cabeza del pozo.

Las actividades en las que se produjo la caída del material fueron realizadas por un contratista. Ecopetrol presentó demanda contra dicha empresa en el Tribunal Contencioso Administrativo de Cundinamarca.

2. La ruptura o falla del “blanking plug” produjo un influjo imprevisto, que requirió para su control la inyección de fluidos a una presión de 1.250 PSI, medida que pudo generar la pérdida de integridad mecánica en el revestimiento de producción de 9 5/8”, afectado por corrosión. Esta situación se evidenció en un orificio de seis pulgadas de diámetro, a una profundidad de 961 pies, identificada con los registros y análisis realizados con posterioridad al evento.

3. Presencia de un sistema natural de fallas geológicas en esa zona, denominado La Salina, que sumado a los otros factores permitió que los fluidos del pozo migraran por dichas fallas y afloraran en superficie.

4.    Tiempo de exposición de las formaciones superiores a la sobre-presión del yacimiento, que contribuyó a que en un predio cercano al pozo afloraran los fluidos, una mezcla de agua, lodo, crudo y gas.

Se agregó que una misión de expertos internacionales de la ONU, convocada por el Ministerio de Medio Ambiente, consideró que se trató de un evento con un impacto ambiental “medio o medio-bajo” y que el plan de atención implementado por la empresa fue adecuado y completo.

Ecopetrol informó que el pasado 11 de julio de 2018 culminó los trabajos de abandono técnico y definitivo del pozo Lisama 158.