Presupuesto de Colombia para 2019 sería de $256 billones

447

Hoy, el Gobierno Santos radicará en el Congreso de la República su último proyecto de Presupuesto General de la Nación.

Será para la vigencia 2019 y tendrá alta prioridad en la inclusión social con base en el posconflicto.

Valora Analitik recopiló un documento preliminar del Gobierno en el que se fija el Marco de Gasto de Mediano Plazo (MGMP) para 2019-2022 y, además, consultó los cálculos del servicio de la deuda para el próximo año dejando como resultado el estimado del presupuesto en $256 billones.

Representaría un incremento de $21 billones (+8,9%) frente al presupuesto del presente año que es de $235 billones.

El documento del Marco de Gasto -el cual fue obtenido por La República hace algunos días- proyecta que los gastos de inversión, sumados a los de funcionamiento en el 2019, serían de $191 billones, que representan un crecimiento de 3,2% frente al presupuesto de la vigencia 2018.

Para los años 2019, 2020, 2021 y 2022, cita el documento, el presupuesto de inversión y funcionamiento tendrá aumentos de 3,8%, 6,3% y 6,6%, respectivamente.

Los $257 billones del presupuesto del próximo año se basan además en los estimativos del Plan Financiero en los que el servicio de la deuda asciende a $65,6 billones para 2019, subiendo $13,7 billones si se compara con los $51,9 billones estimados dentro del presupuesto nacional del 2018.

El Gobierno, según el documento, tiene el compromiso de aunar esfuerzos para continuar racionalizando el gasto público en los próximos años, con el fin de que las contrataciones de deuda colombiana continúen lográndose a precios moderados como hasta ahora se ha venido haciendo.

Los cálculos preliminares del Gobierno muestran que los sectores que tendrán las mayores asignaciones de recursos de inversión serán educación con $38,2 billones (desde $35,3 billones en el 2018), defensa y policía con $33,3 billones (desde $32,4 billones) trabajo con $28,5 billones (desde $28,9 billones) y salud y protección social con $28,4 billones (desde $24,6 billones).

En cuanto a los gastos de salarios y planta de personal, en el documento se advierte que se harán “cero nombramientos, reclasificaciones y modificaciones de planta que impliquen mayores costos a los que están programados”.

Por efecto de los concursos de la Comisión Nacional del Servicio Civil (CNSC) únicamente se podrán proveer cargos que están siendo desempeñados por funcionarios en provisionalidad. Ningún concurso puede proveer vacantes.

Estas cifras son preliminares y están siendo revisadas desde hace varios días por los miembros de la Dirección de Presupuesto del Ministerio de Hacienda, pero dejan una base de lo que serán las asignaciones de recursos para el año siguiente.

Petróleo
Dentro del borrador del Marco de Gasto de Mediano Plazo se indica que, de acuerdo con el Comité Minero Energético de la Regla Fiscal, el precio de largo plazo para el crudo nacional de referencia Brent, muestra una relativa estabilidad a partir del año 2022, cuando después de la recuperación en 2018, se estima una caída a 65 dólares por barril en 2019. Luego, el precio se mantiene en 65 dólares en 2020 y se estabiliza hacia 2022 en 68 dólares por barril, mostrando un leve descenso después de 2026 hasta terminar en 66 dólares en 2029.

Esta senda supone que en 2018 el precio del crudo de la canasta colombiana alcanzará los 59,1 dólares por barril y se reducirá a 57 dólares por barril en 2019, para ascender hasta 58,9 dólares por barril en 2022 y mantenerse en este precio hasta 2025. A partir de allí, habría un descenso continuado hasta los 56,8 dólares por barril en 2029.

En términos de producción de crudo, se fija una senda moderadamente decreciente para el mediano plazo.
Su estimación se basa en los supuestos de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y pasa de 844 mil barriles por día (kbpd) en 2018 a 872 kbpd en 2019, para finalizar en 614 kbpd en 2029. Este volumen de producción es menor al proyectado en el MFMP de 2017.

Principales supuestos de proyección

Meta fiscal

La estrategia fiscal de mediano plazo para los próximos diez años permitirá la reducción de la deuda neta de activos financieros del Sector Público No Financiero (SPNF) desde un nivel de 33,4 % del PIB en 2018, a 32,5 % del PIB en 2019, para alcanzar un nivel de 22,4 % del PIB para la vigencia 2029.

El documento del Gobierno señala que la deuda neta del SPNF presenta una reducción sostenida a partir de la vigencia 2019, gracias a los superávits primarios de los próximos años, los cuales oscilan entre 2,0 % del PIB y 2,6 % del PIB.

En lo que respecta a la vigencia de 2019, el nivel de deuda proyectado es de 32,5 % del PIB y es consistente con una meta de superávit primario de 0,5 % del PIB.

Este nivel, se dice, es inferior al 33.4 % del PIB registrado en 2018 y se explica por el menor déficit en el Gobierno Nacional Central (GNC), que reduce su déficit de 3,1 % a 2,4%, de acuerdo con lo establecido en la Regla Fiscal y Comité Consultivo de la Regla Fiscal.

Allí se agrega que la senda de reducción de la deuda neta del SPNF contempla los esfuerzos del Gobierno de reducción del gasto propio, la recuperación del crecimiento económico, la senda de precios y la de producción de petróleo establecidas en este documento.

Metas económicas
Las proyecciones macroeconómicas consignadas en el Marco Fiscal de Mediano Plazo 2018 (MFMP), presentado a las comisiones económicas del Congreso de la República el pasado 14 de junio, que constituyen la base para la formulación de este MGMP, estiman un crecimiento potencial promedio en el largo plazo de 3,7 % anual para el período 2018-2029.

Las previsiones del MFMP estiman un crecimiento de la economía del 2,7 % para 2018 y de 3.4% para 2019, por debajo del nivel potencial, el cual se encuentra entre 3.7% y 4.0%.

Este era el presupuesto de inversión para 2017-2018 por sectores: