Moody´s confirma calificaciones de EPM, pero rebaja perspectiva

75

La agencia Moody’s Investors Service confirmó las calificaciones en escala global Baa3 y senior no garantizadas asignadas a Empresas Públicas de Medellín E.S.P. (EPM).

Dijo que la evaluación crediticia base (bca) de ‘ba1’ también fue confirmada.

De su parte, la perspectiva fue revisada a “negativa” con lo cual concluye la revisión de la rebaja comenzada el 24 de mayo de 2018.

Como emisor relacionado con el gobierno, dijo Moody´s, las calificaciones de EPM reflejan su estructura de propiedad y sus vínculos con la ciudad de Medellín (Baa2 negativo), además de su calidad crediticia intrínseca, medida por bca.

Las calificaciones consideran el apoyo ‘Fuerte’ y la dependencia ‘Muy Alta’ a la municipalidad de Medellín.

“La acción de calificación refleja la combinación de la condición relativamente más controlada del proyecto hidroeléctrico Ituango (capacidad instalada de 2.400 MW), así como el programa de desinversión de activos anunciado por la compañía”, señaló el reporte de la agencia conocido por Valora Analitik.

Desde la más reciente acción de calificación en mayo de 2018, el proyecto ha completado el aliviadero y no se han producido desastres naturales significativos adicionales.

Además, la compañía anunció un programa de desinversión de activos que se espera recaudará entre $ 3,5 billones y $4 billones, “lo que ayudará a evitar un deterioro significativo de sus métricas de crédito luego del anunciado retraso en la finalización de Ituango”.

La acción refleja la respuesta rápida de la compañía al retraso en términos de su política comercial, asegurando el suministro de gas natural para despachar su central térmica de ciclo combinado de gas natural La Sierra (460 MW de capacidad instalada) y la compra de energía a través de contratos de mediano plazo para cumplir con sus obligaciones de energía contratada para 2020 y 2021.

Agregó que la “estrategia y el plan de negocios de la compañía deberían permitir que la deuda a Ebitda regrese a niveles por debajo de 3.5x para 2020”.

Explicó que la perspectiva negativa refleja los todavía varios elementos inciertos relacionados con la evaluación general de daños, el tiempo para completar el proyecto y los posibles excesos de costos.

También refleja el momento y los montos inciertos del programa de desinversión de activos anunciado de la compañía y de los reembolsos de seguros.

Aparte de los trabajos restantes de Ituango, estimados en $3-3,5 billones (US$1,000 millones – US$1,200 millones), la compañía mantiene un importante programa de gasto de capital, en un monto total consolidado de $15 billones (US$5,100 millones) para 2018-2022, enfocado principalmente en el gasto de capital regulatorio en las compañías de distribución.

La expectativa es que la deuda consolidada ajustada por Moody’s alcanzará un máximo de $20,4 billones (US$6,900 millones) hacia fines de 2018, con la ayuda del programa de desinversión de activos en 2019 y los reembolsos de seguros en 2021.

Bajo estos escenarios, la deuda a Ebitda alcanza su punto máximo 3.8x en 2019, disminuyendo a menos de 3.5x en 2020.