Guerra comercial y crecimiento de China, principales retos económicos en 2019

La llegada del 2019 ha sido recibida con optimismo por gran parte de economistas y analistas debido al inestable y volátil 2018 que hizo estragos en los mercados de todo el mundo.

Sin embargo, existen varias inquietudes y problemáticas que pueden causar incertidumbre y afectar el comportamiento económico durante este 2019.

En la primera mitad del ejercicio hay dos fechas que no se pueden perder de vista: el primero de marzo, cuando finaliza oficialmente la tregua en la guerra comercial entre Estados Unidos y China, y el 26 de mayo, cuando los ciudadanos europeos acudirán a las urnas para votar sus representantes en el Parlamento Europeo durante los próximos cinco años.

En el primer caso, la cita podría ganar importancia para los mercados a medida que se aproxime la fecha si los dos países no han llegado a algún tipo de acuerdo.

De momento la administración Trump y el gobierno de Xi Jinping han acordado una tregua, pero esta caduca el primero de marzo. Para muchos expertos, el conflicto comercial entre Estados Unidos y China es el factor que más les preocupa, por el impacto que puede tener en el crecimiento económico global y, en consecuencia, en los mercados. Durante el periodo de negociaciones, antes del primero de marzo, parece probable que haya novedades en las negociaciones de los dos países.

Es más, según Reuters, China ha reconocido que ha planeado ya una reunión en el mes de enero (no se ha concretado una fecha) para debatir cara a cara sobre los aspectos comerciales.

En cuanto al 26 de mayo, las elecciones europeas coinciden en España con las municipales, y también se ha rumoreado que puedan planificarse las generales para el mismo día. Sea como sea, los comicios europeos servirán para medir el pulso al populismo en el viejo continente.

De igual manera, el banco central chino acaba de revelar un informe en el cual advierte la posibilidad de que el crecimiento del PIB en dicho país, durante el cuarto trimestre de 2018, se hunda por debajo del 6,5%.

Esta lentitud en el crecimiento de la economía China, sumado al menor crecimiento de la economía europea, tendría serias repercusiones en el crecimiento de Estados Unidos, así como también podrían impulsar aún más la apreciación del dólar en el entorno global.

Las decisiones que tome la Reserva Federal de Estados Unidos en materia de tasas también serán determinantes para el andar de la economía global.

 

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias