Covid-19 en Chile: Casos aumentan 23% por día y Gobierno se niega a decretar cuarentena

 

El Gobierno de Chile está endureciendo lentamente las medidas para contener la propagación del coronavirus (Covid-19) a pesar de que los nuevos pacientes aumentan a un ritmo que implica la duplicación de los casos cada tres días. Aun así, las autoridades rechazan con vehemencia la idea de cierres en todo el país.

El fin de semana pasado, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció el inicio del toque de queda nocturno de 10:00 p. m. a 5:00 a. m., y se están desplegando fuerzas armadas para controlar el tránsito en las ciudades.

De momento, hay 1.142 pacientes con coronavirus en ese país, y en los últimos días el número ha aumentado entre un 23% y 24% por día.

El Gobierno considera que las decisiones tempranas para suspender eventos masivos, cerrar lugares de reunión social, alentar el trabajo desde casa y aumentar las pruebas permitirán aplanar la curva de casos lo suficiente como para que el sistema médico se mantenga sin la necesidad de bloqueos en todo el país.

El número de hospitalizaciones en cuidados críticos sigue siendo bajo (40 a 50 casos).

Para apoyar la economía, el Ministerio de Finanzas presentó un paquete de estímulos que busca inyectar unos US$11.700 millones a la economía, a un costo fiscal de unos US$6.000 millones.

El paquete incluye el aplazamiento del pago del IVA y del impuesto sobre la renta durante unos meses, una inyección de US$2.000 millones al fondo del seguro de desempleo para ayudar a cubrir los salarios de las personas que no pueden ir al trabajo o al teletrabajo durante la crisis.

También, ese monto será destinado al pago a los desempleados y trabajadores informales, un aumento de presupuesto para el Ministerio de Salud y la reducción de la deuda flotante. Estas medidas están siendo tratadas en el Congreso y la aprobación debería darse en cuestión de días para la mayor parte del paquete.

Complementando el estímulo fiscal, el banco central tomó medidas para garantizar que las empresas no tengan problemas para refinanciar préstamos u obtener otros nuevos para evitar una crisis de liquidez.

El banco redujo su tasa de referencia en 75 puntos básicos a 1,00% y lanzó una línea de crédito que puede crecer proporcionalmente en la medida en la que los bancos aumentan su cartera de préstamos. El banco central también está comprando bonos bancarios por hasta US$4.000 millones para mejorar la liquidez.

Compartir: