Goldman Sachs y Bank of America ven alto potencial en mercados emergentes

El índice de bolsa mundial MSCI World Index, que incluye acciones de los principales mercados desarrollados del planeta, ha tenido un recorrido del 140% desde el arranque de 2011, una subida que contrasta con el avance del 6% que ha experimentado el MSCI EM Index, el selectivo que recoge el comportamiento de los mercados emergentes. (Ver más Mercados)

Esta década perdida de los emergentes ya ha llegado a su fin, según analistas como Goldman Sachs y Bank of America (BofA), entre otros, que están avisando que las perspectivas para estos mercados han mejorado mucho.

El final de la pandemia podría marcar un antes y un después en el comportamiento de los emergentes, que estarían bien posicionados para beneficiarse de la recuperación económica que se espera, gracias a los estímulos y al incremento del consumo que se espera.

Recomendado: Wall Street impulsa ganancias de bolsas mundiales; petróleo sube

El detonante del peor comportamiento por parte de los mercados en desarrollo ha sido claro: China. El gigante asiático ha pasado de crecer a tasas de doble dígito, hasta el entorno del 6%; un frenazo que encaja con haber conseguido construir una economía más grande y desarrollada con el paso de los años.

Sin embargo, que China no crezca tanto ha salpicado al resto de mercados emergentes, muchos de ellos productores de materias primas y muy dependientes del comportamiento de los precios de estos activos, que han visto cómo la demanda de recursos básicos por parte del país ha ido suavizándose con el paso de los años (el pico de demanda de petróleo en el país, por ejemplo, se produjo en 2010, según los datos de Baker Institute).

En los más de 10 años que han transcurrido desde el inicio de 2011 el índice de materias primas, el Bloomberg Commodity Index, se ha desinflado un 42,8%. En el mismo periodo las bolsas de los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) han conseguido repuntar, pero con subidas mucho menores que las que ha vivido la estadounidense, el principal representante de los mercados desarrollados, y la mayor plaza bursátil del mundo por capitalización.

Mientras Brasil ha subido un 70,3%, Rusia un 35,4%, China un 54,6%, Sudáfrica un 111,13% e India más de un 170%, el avance del S&P 500 estadounidense ha sido superior al 255%. La subida del Stoxx 600 ha sido del 71,11%.

La mejora en el comportamiento relativo de los emergentes frente a los desarrollados está dando sus primeros pasos. Según BofA, se está produciendo un alza en los flujos de capital hacia los emergentes en los últimos meses, superando los que entran en bonos en la mayor medida que se ha visto desde 2014, y el banco americano espera que “esta tendencia continúe, teniendo en cuenta las tendencias macro que se están formando y las valoraciones de la renta variable”, explican.

Tras la entrada de dinero en el sector de la energía que ya se ha producido, otros, como el de los materiales y el sector financiero, podrían seguirles, señala BofA.

Goldman, por su parte, es “optimista” con los valores de bolsas en desarrollo, y favorecen mercados y divisas como las de Brasil, México y Rusia, ya que consideran que “la vuelta a la normalidad no está aún puesta en precio”.

Eso sí, las perspectivas para China no son tan buenas para el banco americano, debido a las presiones regulatorias, algo que, sin embargo, no creen que en esta ocasión vaya a terminar salpicando al resto de emergentes.

(Con información de Bloomberg y El Economista)

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias