A US$ 744.000 millones llegó en 2019 la deuda de países menos desarrollados: Banco Mundial

Así lo señala la entidad internacional en su más reciente informe de Estadísticas de Deuda Internacional (IDS, por sus iniciales en inglés).

Según el informe IDS de 2021, la deuda externa total de los países elegibles para DSSI -iniciativa de suspensión de la deuda, para ayudar a 73 países más afectados – subió un 9,5 % a un récord de US$ 744.000 millones en 2019 con respecto al año anterior, lo que destaca una necesidad urgente de que los acreedores y los prestatarios

colaborar para evitar el creciente riesgo de crisis de deuda soberana provocada por la pandemia de Covid-19.

El ritmo de acumulación de deuda de estos países fue casi el doble que el de otros países de ingresos bajos y medianos. El saldo de la deuda de los países elegibles para el DSSI frente a los acreedores bilaterales oficiales, compuestos en su mayoría por países del G-20, alcanzó los US$ 178.000 millones en 2019 y representó el 17 % de los flujos de deuda neta a largo plazo hacia países de ingresos bajos y medianos, explicó el Banco Mundial.

Recomendado: Banco Mundial otorgó préstamo a Colombia para infraestructura sostenible por US$500 millones

La edición del informe International Debt Statistics (IDS) proporciona datos más detallados y desglosados sobre la deuda externa que nunca en sus casi 70 años de historia, incluido el desglose de lo que cada país adeuda a los acreedores oficiales y privados en cada país acreedor, y el mes a mes esperado de pagos del servicio de la deuda hasta 2021.

Dentro del grupo de acreedores del G-20 ha habido algunos cambios importantes caracterizados por un marcado aumento de los préstamos de los países miembros del G-20 que son a su vez países de ingresos medios.

Por ejemplo, China, por mucho el mayor acreedor, ha visto un incremento en su parte de la deuda combinada al pasar del 45 % en 2013 al 63 % a fines de 2019. Durante el mismo período, la participación de Japón, segundo mayor acreedor del G-20, se ha mantenido prácticamente igual en un 15 %.

La publicación de datos de IDS de 2021 también refleja el progreso realizado para aumentar la cobertura de instrumentos de deuda complejos, dada su creciente prominencia en los perfiles de deuda de los países en desarrollo.

Para el BM, una mayor transparencia en los datos de deuda es crítico para la productividad, la inversión y la sostenibilidad. El grupo Banco Mundial realizó un llamado para la transparencia total en los términos de la nueva y la vieja deuda que se maneja con los comitentes de la deuda de los gobiernos de los países más pobres.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias