Estas son las ventajas del acuerdo entre Enel y Grupo Energía Bogotá

El vicepresidente financiero del Grupo Energía Bogotá (GEB), Jorge Andrés Tabares, reveló que la transacción y/o acuerdo con Enel es un movimiento estratégico que potencializará el crecimiento, diversificará los portafolios y logró liberar un flujo de caja importante entre las dos compañías.

Para más información de energía haga clic aquí.

En primera medida, se diversifica la matriz de generación incorporando activos hidroeléctricos, solares, eólicos y un significativo de proyectos de energías renovables no convencionales en diferentes etapas de maduración principalmente en Colombia.

Se aumentará dividendos a recibir por el Grupo Energía Bogotá con reglas claras a futuro. También se habilita el crecimiento en nuevos negocios en generación, distribución y negocios conexos, incluyendo nuevas tecnologías y modelos de negocio que benefician al medio ambiente, ciudadanos, ciudad y los resultados financieros de la compañía.

El acuerdo establece un gobierno corporativo robusto con reglas claras de transparencia, suministro de información, relacionamiento y toma de decisiones. Incluyendo principios de sostenibilidad y diversidad.

El vicepresidente financiero del GEB destacó, además, que se creará una compañía con mayor solidez financiera, potencial de crecimiento y mayor diversificación de negocios y riesgo. Adicionalmente, se alinea con los objetivos estratégicos de los socios creando bases para un crecimiento más armónico y sin disputas abiertas.

Recomendado: Fitch Ratings valora positivamente acuerdo entre Enel Americas y GEB

Cabe recordar que, desde 1997, el GEB no tiene el control operativo ni societario de Emgesa y Codensa, pero la falta de control más las diferencias en la interpretación de los Acuerdos Marcos de Inversión (AMIs) terminó por afectar el crecimiento y desarrollo de negocios; las inversiones en energías renovables no convencionales; repartición de dividendos; así como la claridad sobre los conflictos de interés y operaciones con las partes vinculadas.

Esto llevó a un deterioro y desgaste de la relación societaria y ubicó a Emgesa en una situación de desventaja en energías renovables no convencionales. Cabe recordar que el AMI entre el GEB-Enel (Endesa), firmado en 1997, regula sus relaciones como socios conjuntos de Codensa-Emgesa. Sin embargo, luego de los 24 años éste ya no responde integralmente a las realidades actuales del negocio.

En 2018, el Grupo Energía Bogotá interpuso demandas arbitrales para la defensa de sus intereses y la de sus grupos de interés, y, desde 2020, se buscó un acuerdo para resolver el litigio y proteger una relación estratégica para ambas partes.

En 2021 nace el Plan Estratégico Corporativo para lograr los pilares de generación sostenible y ‘Bogotá smart’ se estableció como base el éxito de esta negociación.

Recomendado: BTG ve positivo el acuerdo entre Enel y GEB; se esperan mejores dividendos

“Esto tiene un encaje certero con nuestro plan estratégico y es un avance significativo den la dirección que queremos mover al Grupo Energía Bogotá”, manifestó Jorge Andrés Tabares.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias