Estos son los riesgos que ve Fitch Ratings para las empresas de Latinoamérica

Estos son los riesgos que ve Fitch Ratings para las empresas de Latinoamérica

La inestabilidad política, la volatilidad de la moneda y las bajas tasas de vacunación contra el Covid-19 desafiarán a algunas corporaciones latinoamericanas, apuntó Fitch Ratings en el reporte Fitch’s Latin American Corporate Credit Indicators, que analiza los resultados del segundo trimestre de 2021.

Esos obstáculos para el crecimiento económico podrían resultar en un sentimiento de aversión al riesgo, que podría conducir a salidas de capital y condiciones de financiamiento difíciles, consideró la calificadora. (Ver más de Internacional).

Según la firma, las métricas crediticias débiles, la dependencia de los gobiernos para el flujo de efectivo y la vinculación de la calificación soberana podrían disminuir la capacidad de algunos emisores para enfrentar esos desafíos.

Las perspectivas de calificación para la cartera de empresas latinoamericanas de Fitch se distribuyeron así: 62 % “estable”, 19 % “negativa”, 8 % “positiva” y 11 % fue calificada como “CCC +” o menos, con sensibilidades de calificación negativas que varían entre los emisores.

Fitch espera un crecimiento medio del Producto Interno Bruto (PIB) real para la región de 5 % en 2021 y del 2, 9% en 2022. Con ese panorama, estos son los riesgos que ve para las corporaciones de las principales economías de Latinoamérica.

Argentina: persisten los riesgos

Sobre Argentina, la calificadora apunta que esa economía sigue siendo débil, dice que presenta restricciones de capital y que la pandemia ha causado incumplimientos corporativos.

“Consideramos que los emisores de los sectores de servicios públicos y energía, bienes raíces y construcción de viviendas, y minoristas y de consumo, tienen una baja capacidad para soportar estos desafíos”, escribió la agencia.

El país pasa por una crisis económica desde 2018, en la que la incertidumbre se ha acentuado en las últimas semanas de cara a las elecciones legislativas de noviembre.

Recientemente, seis ministros presentaron su renuncia al Gobierno de Alberto Fernández, después de que su partido perdiera las elecciones primarias, y el Ejecutivo sigue buscando salidas a la deuda.

Brasil, ante presiones inflacionarias

Fitch dice que la economía de Brasil se ha visto impulsada por las altas tasas de vacunación contra el Covid-19, pero ve riesgos por las tasas de desempleo y la inflación.

De hecho, la inflación de agosto fue la más alta para ese mes desde el 2000, al ubicarse en 0,87 %; la producción industrial ha retrocedido en los últimos dos meses y ese factor, sumado a los problemas de la cosecha en el ámbito de la agricultura, incidió en el leve retroceso del PIB durante el segundo trimestre.

“Los emisores de los sectores de materiales, construcción y educación pueden ser vulnerables a estos desafíos, dados los posibles efectos sobre la demanda. Los contratistas están reanudando las operaciones gradualmente y las ventas y los márgenes operativos se recuperan lentamente”, escribió la calificadora.

Chile espera cambios políticos

Fitch Ratings ve dos asuntos políticos como factores de riesgo para Chile: la Convención Constituyente que está redactando una nueva Constitución y las elecciones presidenciales de noviembre.

La calificadora teme que los cambios constitucionales puedan tener implicaciones sectoriales específicas, mientras que una agenda política menos favorable a las empresas podría desalentar la inversión privada, afectar el crecimiento económico y el desempeño empresarial.

“Las débiles condiciones operativas y las reestructuraciones de la deuda limitan la capacidad de los emisores de transporte y entretenimiento para superar estos problemas”, afirmó.

Colombia

A juicio de Fitch Ratings, la depreciación cambiaria y la incertidumbre por la pandemia son factores de riesgo para las empresas Colombia. La baja a la calificación del país (desde ‘BB +’ con una perspectiva estable a ‘BBB-‘ con una perspectiva negativa) también llevó a la reducción para la calificación del 40 % de los emisores colombianos calificados por la firma.

La agencia llamó la atención de que los emisores de transporte son particularmente vulnerables, y algunos ya se han declarado en quiebra debido al flujo de caja reducido y la baja liquidez.

Esta semana, tras la aprobación de la reforma tributaria, el presidente Iván Duque envió un mensaje a las calificadoras, pidiendo revisar el nivel de recaudo que alcanzará su Gobierno.

México: alerta para el sector eléctrico

La baja tasa de vacunación conta el Covid-19, el riesgo político y la depreciación del peso son los riesgos que enuncia la firma para las empresas de México.

“Los emisores que operan en el sector del juego, el alojamiento y el ocio y algunos en el sector energético tienen una baja capacidad para soportar estos desafíos debido a las débiles estructuras de capital y la presión financiera”, detalló.

El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador se prepara para presentar ante el Congreso una reforma en materia energética para beneficiar a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y ya aplicó otros cambios al sector de los hidrocarburos.

Perú

Para Fitch Ratings, los riesgos de Perú son el gobierno de izquierda de Pedro Castillo y sus intentos por reformar la Constitución, las fricciones entre los poderes Ejecutivo y Legislativo, y la baja tasa de vacunación contra la pandemia.

“La capacidad de los emisores que operan en el sector minorista discrecional, azúcar y etanol, materiales de construcción y bienes raíces para superar estos desafíos es mixta”, detalló la firma.

Su reactivación está vinculada a la recuperación y el apalancamiento en el sector del azúcar y el etanol, que está expuesto a la debilidad de los precios de las materias primas.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias