Vivir en arriendo sigue siendo tendencia en Colombia

En Colombia, las ciudades más costosas para vivir en arriendo son Bogotá y Medellín en su orden; al tiempo, Cali es entre las ciudades principales, es la más económica a la hora de firmar o de vivir con un contrato de arrendamiento. Vea más noticias de Finanzas Personales

Así mismo, Cartagena y Barranquilla destacan en el caribe colombiano como las más costosas de la región para vivir en arriendo.

Una familia colombiana, en promedio, dura dos años viviendo en arriendo en un mismo inmueble antes de pensar en un cambio según cifras que ha identificado la inmobiliaria Century 21 respecto a los hábitos de los colombianos. “Actualmente el estado colombiano facilita la adquisición de vivienda a través de diferentes programas y líneas de crédito y subsidios con el objetivo de convertir a Colombia en un país de propietarios” comenta Alberto Rodríguez, presidente CEO de Century 21 en Colombia.

Como tendencia en el mercado colombiano, viene creciendo una cultura por la solicitud y gestión de pólizas de seguro para arrendamiento, incluso cuando es directo con el propietario. 

“Por lo que un potencial arrendatario debe presentar ante una aseguradora su documentación para demostrar solvencia económica y moral, por lo general adicional uno o dos codeudores con finca raíz dependiendo del monto del canon.  También hay posibilidades de seguro de arrendamiento sin co-deudor” agrega el directivo de Century 21 en Colombia.

En Colombia es la Ley 820 de 2003 la que regula el arrendamiento de vivienda urbana y la que establece las causales para terminar un contrato por parte del arrendador y/o del arrendatario.

Este contrato va más allá de “simplemente arrendar”. Existen obligaciones entre las dos partes que deben ser pactadas con anticipación y claramente establecidas en dicho documento: protección por parte de la Ley, consideraciones relativas a su uso, pago, desalojo y restitución del bien entre otras.

Le puede interesar: Así puede invertir en apartamentos de lujo en Colombia desde $112 millones

“En ocasiones, la terminación de un contrato de arrendamiento se convierte en un problema y genera inconvenientes entre las dos partes, por ello es importante tener claras las normas y condiciones bajo las cuales se puede desarrollar” comenta Rodríguez quien agrega “definitivamente las inmobiliarias le ahorramos muchos dolores de cabeza tanto a propietarios como a arrendatarios en temas como trámites, adecuaciones, mantenimientos, seguros lo que al tiempo genera confianza a ambas partes”.

Arriendos empiezan a recuperarse, pero muy por debajo de la inflación

La mayor cantidad de oferta para arriendo se concentra en viviendas con áreas entre 40 y 60 metros cuadrados con un canon mensual promedio de $19.198 por metro cuadrado en el ámbito nacional.

Según el Informe de Oferta de Mercado Inmobiliario publicado por Fedelonjas este tipo de bienes residenciales maneja precios de oferta máximos de $24.532 y mínimos de $16.753 por metro.

En segundo lugar, en cantidad de oferta están los inmuebles con áreas entre 60 y 80 metros donde el valor promedio de oferta es de $18.939 por metro (con un precio máximo de $21.854 y un mínimo de $16.664).

La concentración de oferta en los bienes más pequeños también obedece a cómo funciona la demanda. Según el Dane, el 43% de los hogares que habitan en arriendo están en el estrato 1; el 34% en estrato 2; y el 13% en estrato 3. Es decir que el 91% de los hogares que viven en arriendo en todo el país se concentran en los estratos 1, 2 y 3.

“La enorme mayoría de los propietarios de bienes residenciales en alquiler son personas de la tercera edad que no tienen pensión y dependen de sus arriendos para su subsistencia. Incluso durante la pandemia los propietarios vieron afectados sus ingresos porque fue necesario conciliar con los arrendatarios que siempre fueron cumplidos hasta que estos lograron recuperar su empleo. Apenas se están empezando a recuperar los precios, pero a tasas muy por debajo de la inflación”, explicó Karina Reyes, presidente de la junta directiva de Fedelonjas.

De hecho, en junio el arriendo efectivo presentó una variación anual del 3,06 %, cifra que está muy por debajo de la variación del IPC a junio de 2022 que se ubicó en el 9,67 %. También es inferior al tope máximo autorizado para el reajuste de los cánones de arrendamiento de vivienda que para el 2022 es del 5,62 %.

La presidente de Fedelonjas también recordó que el 85 % de esos hogares que derivan parte o la totalidad de sus ingresos del arriendo de vivienda, se encuentran en los estratos socioeconómicos 1, 2 y 3, según la Encuesta Nacional de Presupuesto de los Hogares 2017 realizada por el Dane.

Lea también: Consejos financieros en tiempos de recesión

“El mercado de los arrendamientos de vivienda ascienden a 26,4 billones de pesos por lo que es un tema muy sensible tanto para quienes habitan en arriendo como para los propietarios que dependen de estos cánones”, agregó la líder gremial de Fedelonjas. Este y otros temas serán analizados durante el 38 Congreso Internacional de Fedelonjas que se realizará entre del 10 al 12 de agosto en Barranquilla y que este año contará con la participación de más de 500 líderes inmobiliarios de 18 países Latinoamericanos.

Bogotá concentra el mayor número de arrendatarios en el país con 1,4 millones de hogares habitando en arriendo, lo cual representa el 21,13% del total de 6,6 millones de hogares arrendatarios en Colombia.  Antioquia se ubica en segundo lugar, con un millón de hogares arrendatarios y representando el 15,36 % del total nacional. En tercer lugar, está el Valle con 706.000 hogares arrendatarios y representando el 10,71 % del total.

Informe de Oferta de Mercado Inmobiliario publicado por Fedelonjas toma como fuente la información suministrada por FincaRaíz y aclarara que son precios de referencia. Por lo tanto, se debe considerar las condiciones del mercado inmobiliario de cada región.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias